ES · EN · FR · NO · DE · by Google

Muestra cabecera
La Casa de la Madera, en Revenga
Organiza tu viaje

Restaurantes, alojamientos, información práctica, transporte, horarios de visitas.

¿Sabes donde ir?

Zonas de montaña, bosques de robles, profundos cañones de roca caliza, fértiles vegas junto al río Arlanza...

¿Qué quieres hacer?

Turismo cultural, turismo enológico, dar paseos, disfrutar de la Naturaleza, gastronomía...

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?

No se permite el registro


Covarrubias



Información publicada el viernes, 14 de enero de 2011. Ojáncano

Espido Freire presenta La flor del Norte, en Covarrubias

DB

FOTO

La escritora Espido Freire presenta su última novela ‘La flor del Norte’, sobre la princesa Cristina de Noruega, «la historia que mejor podía escribir», según sus palabras


«Tú has seguido el otro camino, ella fue del norte al sur y tú del sur al norte». Así rezaba la nota que le envió el escritor Ricardo Bada, acompañada de un recorte de prensa sobre la princesa Cristina, a Espido Freire cuando la autora bilbaína estaba residiendo en Noruega. En ese momento, hace unos años atrás y con una simple frase de amigo, se despertó algo en Espido que ha dado como resultado la obra La flor del Norte, una novela histórica que relata la vida de esta hija del rey de Noruega, que salió de su frío país para casarse con Felipe, hermano de Alfonso X. «Desde ese momento he ido creando este personaje, he tardado años en escribir la novela, pero hay que madurar los trabajos y madurar junto a ellos», señaló la autora durante la presentación de la misma, que tuvo lugar ayer en Covarrubias, en cuya colegiata reposan los resto de la princesa, que murió en Sevilla tan sólo cuatro años después de llegar a España.
La flor del Norte, como señaló su autora, arranca con Cristina muy enferma en Sevilla. «Ella nos habla de sus padres, de sus hermanos, de sus abuelos y relata aspectos de la corte noruega. Hay que tener en cuenta que los siglos XII y XIII fueron unos años complicados para ese país, y que el matrimonio de Cristina con un miembro de la realeza castellana fue pactado por su hermano no por su padre. Durante la fase de documentación he echado de menos más información de esa época», señaló Freire ayer, en su no única visita a Covarrubias. «He estado aquí en otras ocasiones. La anterior vez que vine me encontré una gata y la adopté, como no podía ser de otra forma la llamé Cristina, para mí es mi princesa», afirmó. Pero su otra princesa, su otra Cristina, la que la ha acompañado durante los últimos nueve años y la protagonista de su novela es una mujer que fascina a Espido Freire. «Siempre es un riesgo crear un personaje que no es blanco o negro sino que tiene claroscuros y a mí Cristina me encanta, me fascina, es mi personaje», relató la autora, que se mostraba ayer muy sonriente y orgullosa de su último trabajo. «Esta es una novela muy querida y muy sufrida. Para sacarla adelante me he sabido rodear de buena gente y sobre todo de algo muy sólido cómo ha sido este tema y me ha salido la historia que mejor podía escribir», señaló la escritora, ataviada con un traje medieval.
A la hora de retratar a esta princesa -que aparece de la nada y desaparece en la nada, según Espido- la autora sólo ha encontrado un aspecto detallado. «Sólo hay un viaje perfectamente documentado y a partir de ahí me ha tocado decidir su carácter, su aspecto, por qué la casan en el sur, todo lo relacionado con el misterio de su muerte… Lo que tengo claro es que nunca fue una princesa frágil y que no era mujer tan joven para su época (llegó con 24 años). Vino a una corte agresiva porque la corte de Castilla del siglo XII era dura. Era una época no apta para débiles y hay que tener en cuenta que ella no sabía hablar castellano y que había sido educada para estar en la corte de Noruega. He convertido en una mujer fuerte a Cristina, que ha sido una compañera fiel durante estos años». Espido reconocía que Cristina aparece en La flor del Norte con algunos rasgos de su propio carácter. «Yo le he prestado la reflexión frente a la muerte, frente a la idea de morir, en ese momento en el que ves que el cuerpo no te responde. Cristina no sabe qué le pasa, pero lucha contra una enfermedad que se la está llevando. También reconozco en ella la capacidad de análisis. La princesa se tiene que dar muchas veces de cabeza contra esa realidad», comentó la autora, que enumeró las causas que se atribuyen a la muerte de Cristina: «Hay muchas teorías, hay quien dice que murió de melancolía porque añoraba el norte pero también se dice que murió por infección de oído, por meningitis o incluso envenenada». En esta obra narrada en primera persona del singular, Espido Freire no sólo cuenta la vida de Cristina de Noruega, también pretende dar voz a aquellas mujeres que han sido utilizadas como moneda de cambio en transacciones políticas. «No conozco a mujeres débiles. Conozco a manipuladoras, mosquitas muertas, más listas, más tontas, más generosas..., pero débiles ninguna. Violante de Castilla, la esposa de Alfonso X, que me cae fatal, es hija de Jaime I, de un batallador y de un conquistador y ella no iba a ser un títere, era consciente del poder que tenía», comentó, en referencia a otro de los personajes femeninos que aparecen en la novela.
Según la autora, Cristina no fue consciente del interés político de su matrimonio. «Ella no tiene todo el conocimiento sobre su historia. Cree que la casan por un interés determinado y luego cree descubrir otro interés diferente», afirmo Freire en referencia a esta mujer a quien su marido da la espalda cada noche.


«He estado con Cristina durante 9 años y no he llegado a conocerla»

¿Cómo comenzó ese trabajo de documentación para poder escribir esta novela histórica?
En el caso de La flor del Norte era mucho más importante el documentarse del espíritu de la época, tanto de Noruega, como de Castilla, más que de la propia princesa, de la que hay, relativamente, poquita información. Por lo tanto para crear un personaje verosímil era mucho más complicado que si tuviéramos unas memorias o unas crónicas dedicadas propiamente a ella. Todo lo demás ha consistido en ir rellenando huecos, en parte con psicología, en parte con historia y en parte con las fuentes de las que disponía.
¿Y en qué momento de esa búsqueda de información sobre la Princesa Cristina aparece Covarrubias?
Aparece en varias ocasiones, una de ellas es cuando pasa por aquí, de camino al sur, hacia Sevilla, donde se va a instalar. La tercera parte del libro se titula Covarrubias porque es dónde creemos que está enterrada y hay una tercera circunstancia que rodea a toda la novela y que tiene que ver con la capilla; la promesa incumplida relacionada con su marido, don Felipe, de erigir una capilla en honor a San Olav y que parece que, por fin, la tendremos dentro de algún tiempo en Covarrubias, ya que actualmente se encuentra en fase de construcción.
¿Muy presente por lo tanto la villa burgalesa en su último trabajo?
Es que es también al contrario, este municipio burgalés tiene muy presente a Cristina, que es la protagonista de mi novela, entonces la relación entre la autora y el pueblo era obligada y ha sido además muy gratificante este trabajo tanto por el trato con las autoridades como con la gente, ya que se han portado muy bien conmigo.
¿Ha venido a Covarrubias para documentarse a la hora de escribir esta novela?
He venido en varias ocasiones. De hecho en la última fue con Las Notas de Noruega, en octubre del 2009. La relación ha tenido que ver con miembros de la Fundación Princesa Cristina y con personajes vinculadas directamente a esta historia más que con el pueblo en sí mismo, porque ella no vivió aquí, de ella aquí no hay trazas durante la vida, pero estoy encantada de haber vuelto, la pena es que haya salido la mañana fría y un tanto inhóspita, pero así nos podemos hacer mejor a la idea de cómo era la Noruega de Cristina.
¿Y después de haber estudiado y escrito sobre ella, cómo era esta princesa Cristina?
No lo sabemos, es una gran desconocida, de hecho, yo en mi novela muestro a mi Cristina. Ha estado conmigo durante nueve años y no la he llegado a conocer. Al parecer fue una joven de gran belleza, que conquistaba a la gente gracias a ella. Una mujer que tuvo que hacer frente a situaciones complicadas, lo que la convirtió en una superviviente, y también a muchas amenazas e incluso a envenenamientos. Yo por si acaso llevo este anillo, que esta hueco por dentro para guardar el antídoto contra ello.

Compartir en:

Nota: debes estar registrado en estos servicios para anotar el contenido


« Estudio sobre los puentes del Arlanza S. Pedro de Arlanza prepara su 1100 Aniversario »

MadeinCova: Productos hechos en Covarrubias

Hoy es martes
25 de septiembre de 2018

Publicidad en arlanza.com

Anunciate en arlanza.com

Clic para crear ahora tu anuncio.

Agenda de Covarrubias

Parece que no hay ningún evento

<Septiembre 2018>
LMXJVSD
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Sitios recomendados

Hotel en Burgos. Hotel Rice

Casa rural en Covarrubias. Palacio Yasmin

Empresa de Ingeniería. Sistema TGI

Restaurante Pensión en Covarrubias. Casa Galín

Capilla de San Olav
. Covarrubias

Clínica dental en Burgos. FGA

Arlanza.com en facebook

Visita nuestro Facebook



El uso de fotografías y textos publicados en este sitio web, debe ser autorizado por su autor.
Un proyecto de territoriorural.es
desarrollado por menosdiez.com

RSS