ES · EN · FR · NO · DE · by Google

Muestra cabecera
Necrópolis Altomedieval de Cuyacabras
Organiza tu viaje

Restaurantes, alojamientos, información práctica, transporte, horarios de visitas.

¿Sabes donde ir?

Zonas de montaña, bosques de robles, profundos cañones de roca caliza, fértiles vegas junto al río Arlanza...

¿Qué quieres hacer?

Turismo cultural, turismo enológico, dar paseos, disfrutar de la Naturaleza, gastronomía...

Usuario

Contraseña

¿Olvidó su contraseña?

No se permite el registro


Poema de Fernán González

Aquí tenéis el Poema de Fernán González íntegro. Debido a lo extenso del Poema está separado en varias partes de modo que sea más fácil su lectura.



Poema de Fernán González (1)

- I - Preludio 1                                              En el nombre del Padre que fizo toda cosa,                      Del que quiso nascer de la Virgen preciosa, Del Espíritu Santo, que igual dellos posa, Del Conde de Castilla quiero facer una prosa.   2      El Señor que crió la tierra e la mar, De las cosas pasadas, que yo no pueda contar, El, que es buen maestro, me debe demostrar Cómo cobró la tierra toda de mar a mar.   3      Contarvos he primero cómo la perdieron Nuestros antecesores; en cuál coíta visquieron; Como homes desheredados, fuidos andodieron; Esa rabia llevaron que non morieron.   4      Muchas coítas pasaron nuestros antecesores, Muchos malos espantos e muchos malos sabores; Sofrieron frío e fambre, heladas e ardores; Estos vicios de agora estonce eran dolores.   5      Ellos que primero pasaron algunas amarguras, ... Sufren... e pasan muchas amarguras...   6      En tanto, deste tiempo irvos he yo contando Cómo fueron la tierra perdiendo e cobrando, Fasta que fueron al conde don Ferrando.   7      Cómo es muy luenga desde el tiempo antiguo; Cómo se dió la tierra al buen rey don Rodrigo; Cómo hóbola de ganar el mortal enemigo; De grande honor que era, tornóle pobre mendigo. - II - Doctrina mora y cristiana 8                                              Esto fizo Mafomat, el de la mala creencia,                      Ca predicó por su boca mucha mala sentencia.   9      Desque hobo Mafomat a todos predicados, Habían las gentes los corazones demudados, E la muerte de Jesucristo habíanla olvidados.   10      Desque los españones a Cristo conoscieron, Desque en la su ley bautismo rescibieron, Nunca en otra ley tornarse quisieron, Mas por guarda de aquesto muchos males sofrieron.   11      Esta ley de los santos, que oyeron predicada, Por ella la su sangre hobieron derramada, Apóstoles e mártires, esta santa mesnada, Que fueron por la verdat metidos a espada.   12      Fueron las santas vírgines en este afirmamiento, De varón non quisieron ningún ayuntamiento; De los vicios del mundo non hobieron talento, Vencieron por aquesto al bestial mascariento.   13      Los primeros profetas esto profetizaron, E los santos confesores esta ley predicaron, Ca en los otros dioses verdat nunca fallaron; San Juan lo afirmó cuando lo descabezaron.   14      Muchos reyes e condes e muchas potestades, Papas e arzobispos, obispos, monjes e abades, Por esta ley morieron, esto bien lo creades; Por ende han en los cielos todas sus heredades. - III - Los godos constituyen el reino de España 15                                              Tornémosnos al curso, nuestra razón siguamos,                      Tornémosnos en España a do lo comenzamos, Como el escrito diz, esto nos asi lo fallamos En los reyes primeros, que godos los llamamos.   16      Venieron estos godos de partes de Oriente; Cristo los envió, esto sin fallimiente; Del linaje Magog vino aquesta gente; Conquirieron el mundo estos sin fallimiente.   17      Non fueron estos godos de comienzo cristianos, Nin de judios de Egipto nin de leyes de paganos, Antes fueron gentiles, unos pueblos lozanos, Eran para en batalla pueblos muy avirtuados.   18      Toda tierra de Roma venieronla avastando, A los unos prendiendo, a los otros matando.   19      Pasaron a España con el su gran poder, Era en este tiempo el papa Alexandrer.   20      Escogieron a España toda de mar a mar, Nin villa nin castillo no se les pudo amparar, Turonia e Africa hobieron por mandar, Hombres fueron arteros, que Cristo los quiso guiar.   21      Fueron de Santi Espíritus los godos espirados; Los malos argumentos todos fueron fallados; Conoscieron que eran los ídolos pecados; Cuantos creían por ellos eran mal engañados.   22      Demandaron maestros pora férselo entender En la fe de don Cristo qué habían de creer; Los maestros que sepades fueron muy volunter, Fecieronles la fé toda bien entender.   23      Dijeron los maestros: esto non vale nada Si bautizados non sodes en el agua sagrada; El alma de pecados será luego lavada; La cual culpa e error es heregía llamada.   24      Rescibieron los godos el agua de bautismo; Fueron lux e estrella de todo el cristianismo; Alzaron cristiandad, abajaron paganismo; El conde Ferrán González fizo aquesto mismo.   25      Que fué muy lealmente de sus homes servido, E fueron de todo el mundo pueblo muy escogido, Ca en cuanto el mundo durare, non cadrán en olvido. - IV - Los reyes godos 26                                              Cuando los reyes godos deste mundo pasaron                      Fueronse a los cielos; gran reino heredaron; Alzaron luego rey los pueblos que quedaron; Como dice la escritura don Cindus te llamaron.   27      Cuando reinó Cindus, un buen guerreador, Era San Eugenio de españones pastor, En Toledo moraba el santo ome confesor, Isidro en Sevilla, arzobispo e señor.   28      Finóse el rey Cindus, un natural Señor, A España e Africa hobo en su gran valor; Dióles pastor muy bueno luego el Criador, Rey Vamba vino luego, que fué tal o mejor.   29      Vamba aqueste rey, como habedes oído, Venía de los godos, pueblo muy escogido; Porque él non reinase andaba escondido; Nombre se puso Vamba por non ser conoscido.   30      Buscándole por España, hobiéronlo de fallar; Feciéronle por fuerza aquel reíno tomar; Bien sabíe él que con yerbas lo habían de matar, Por tanto de su grado non quisiera reinar.   31      Rey fué muy derecho e de muy gran natura, Muy franco e muy ardito, e de muy grande mesura, Leal e verdadero e de muy gran ventura; Aquel que le dió la muerte non le falesca rencura.   32      Partió todas las tierras, ayuntó los obispados, Establecidos fueron los lugares señalados Cómo fuesen los términos a ellos sojuzgados.   33      Fué toda esta cosa puesta en buen estado; pesaba con su vida muy fuerte al pecado; Dionle yerbas e murió rey Vamba aponzoñado, En paraíso sea tan buen rey heredado.   34      Reinó después un rey; Egica fué llamado; Diez años, que non más, visquió en el reinado; A cabo de diez años del siglo fué sacado; Non pesó a su pueblo, ca fué malo probado.   35      Cuando finó Egica, a poca de sazón Fincó en Vautizanus toda la región; Este niño de los godos, poderoso varón, Home fué de grande esfuerzo e de gran corazón.   36      Finóse Vautizanus; reinó el rey don Rodrigo; Habían en él los moros un mortal enemigo; Era de los cristianos sombra e grande abrigo; Por culpa en que era, non le era Dios amigo,   37      Este fué de allende mar de gran partida señor; Ganó los Montes Claras el buen guerreador; De como se perdió la tierra, esto es grande dolor.   38      Era estonce España toda de una creencia; Al Fijo de la Virgen facian todos obediencia; Pesaba mucho al diablo con tanta reverencia; Non había entre ellos envidia nin contiencia.   39      Estaban las iglesias todas bien ordenadas, De olio e de cera estaban bien abastadas; Los diezmos e premiencias lealmente eran dadas, Eran todas las gentes en la fé arraigadas.   40      Vesquían los labradores todos de sus faceres; Las grandes potestades non eran robadores, Guardaban bien sus pueblos, como leales señores; Vesquían de sus derechos, los grandes e los menores.   41      Estaba la facienda toda en igual estado; Había con este bien grande pesar el pecado; Resolvió atal cosa el mal aventurado; Que el gozo que había, en llanto fué tornado. - V - Invasión de los moros 42                                              Fijos de vautizanus non debieran nascer,                      Ca esos comenzaron traición a facer; Envolviólo el diablo e metió ahi su poder; Esto fué el escomienzo de a España perder.   43      El conde don Illán, bien habedes oído, Cómo hobo por las parias a Marruecos torcido; Hobo en este comedio tal cosa contecido Porque hobo el reino de ser todo destruido.   44      Fízole la grande ira a traición volver; Fabló con Bursaban, que había gran poder, Dijo cómo podría a los cristianos confonder, Non se podria España por manera defender.   45      Dijo aquestas horas el conde don Illán: Digo yo la verdat, amigo Bursaban; Si non te doy a España, non coma yo más pan, Si non, de mi non fies más que si fuese yo un can.   46      Trespasaré mucho aína la mar, Faré al rey don Rodrigo sus caballeros ayuntar; Facerle he todas las armas en el fuego quemar, Porque después non hayan con qué se mamparar.   47      Cuando esto hoviere fecho, sabrás de mí mandado; Travesarás el mar con todo tu fonsado; Como será el pueblo todo bien asegurado, Refez miente podrás conquerir el reinado.   48      Despidióse de los moros e luego pasó la mar; Debiérase el mezquino con sus manos matar, Pues que en la marirada non se pudo ahogar.   49      Fué luego para el rey; cual era, fué pasado: Homíllome, dijo al rey, el mi señor honrrado, Recabdé tu mensage e cumpli tu mandado, E ves aqui las parias porque hobiste enviado.   50      Recibiólo muy bien el buen rey don Rodrigo, Tomólo, por la mano e asentólo consigo: Dijo: ¿cómo vos ha ido el mi leal amigo? De aquello porque fuestes, si es paja o trigo.   51      Señor, si quisieredes mi consejo tomar, Grado a Dios del Cielo, que te fizo reinar, Nin moro nin cristiano non te puede contrallar; Las armas ¿qué las quieres pues non has de pelear?   52      Manda por el reino las armas desatar; Dellas fagan azadas para las viñas labrar, E dellas fagan rejas para panes sembrar; Caballos e rocines todos los fagan arar.   53      Todos labren por pan, caballeros e peones, Siembren cuestas e valles e todos los oteros, Enriquezcan sus reynos de pan e de dineros, Ca non has contra quien poner otros fronteros.   54      Mas todos los varones a sus tierras se vayan, Ningunas armaduras, defiéndoselo, que non trayan Si esto non fecieren, en la tu ira cayan, Sinon con las que araren otras bestias no trayan.   55      Non has a los caballeros porqué les dar soldadas; Labren sus heredades e vivan en sus posadas, Con mulas e con caballos fagan grandes aradas, Que eso han menester ellos, que non otras espadas.   56      Cuando hobo el conde acabada su razón, Mejor non la dijeran cuantos en el mundo son.   57      Envió el rey Rodrigo luego sus mensajeros.   58      Era la Corte toda en uno ayuntada, Aragón e Navarra, buena tierra probada, León e Portugal, Castilla la preciada, Non sería en mundo tal provincia fallada.   59      Cuando vió don Rodrigo que tenía sazone, Ante toda la Corte comenzó su razone, Oitme, caballeros, si Cristo vos perdone.   60      Gracias a Dios del cielo, que lo quiso facer, En aquesto Le habemos mucho que agradecer, Porque es toda España en el nuestro poder, Mal grado a los moros que la solían tener.   61      Habemos en Africa una buena partida; Parias nos dan por ella la gente descreida; Mucho oro e mucha plata, a llena medida; Bien somos ya seguros todos desa partida.   62      El conde, caballeros, las paces ha firmadas, E por estos ciento años las parias recabdadas; Pueden vivir las gentes todas bien aseguradas, Non habrán ningún miedo, visquirán en sus posadas.   63      Pues que todos habemos atales seguridades, Han vos a dar carrera porque en paz vivades Peones e caballeros e todas las potestades; Que viva cada uno en las sus heredades.   64      Lorigas, capelinas e todas las brazoneras, Las lanzas e las cochillas, fierros e espalderas, Espadas e ballestas e asconas monteras Metellas en el fuego; facet grandes fogueras.   65      Faredes dellas fierros, e de sus guarniciones Picas e azadas, e picos e azadones, Destrales e fachas, segures e fachones, Destas cosas atales con que labren peones.   66      Por aquesta carrera habremos pan asaz Los grandes e los chicos, fasta el menor rapaz; Visquirán por esta guisa seguros e en paz; Quiero que esto sea, si a todos vos plaz.   67      Aquesto que yo digo, sea luego complido; Así como yo mando quiero que sea tenido; Aquel que armas tragiere e le fuere sabido, Faganle lo que facen al traidor enemigo.   68      Todo aquel que quisiere salir de mi mandado, Si en toda España fuere después fallado, Mando que luego el su cuerpo sea justiciado, E que le den atal justicia como a traidor probado.   69      Fué fecha la barata atal como entendedes; Viólo el diablo que tiende tales redes; Trastornó el cimiento, cayéronse las paredes; Lo que entonces perdiestes, cobrar non lo podedes.   70      Teníenlo a gran bien los pueblos labradores; Non sabien la traición los pueblos pecadores; Los que eran entendidos e bien entendedores Decían: mal siglo hayan tales consejadores.   71      Hobieron a facer todo lo que él mandaba; Quien las armas tenía luego las desbarataba, Porque el diablo de antiguo en esto se trabajaba; Por facer mal a cristianos nunca en ál andaba.   72      Cuando fueron las armas deshechas e quemadas, Fueron aquestas nuevas a Marruecos pasadas; Las gentes africanas fueron luego ayuntadas, Al puerto de la mar fueron llegadas.   73      Todos muy bien guisados para España pasar, Cuando fueron juntados pasaron allende el mar, Arribaron al puerto que dicen Gibraltar; Non podría ningún home cuántos eran asmar.   74      Todos estos paganos, que a Africa mandaban, Contra los de Oropa despechosos estaban; Entraron en la tierra do entrar non cuidaban.   75      Llegaron a Sevilla la gente renegada; Esa cibdat nin otras non se les fizo nada; Era de mala guisa la rueda trastornada, La cautiva de España era mal quebrantada.   76      Estonces el buen rey don Rodrigo, a quien habia contecido, Mandó por todo el reino luego dar apellido; El que con él non fuese antes del mes complido, El haber e el cuerpo tovíeselo por perdido.   77     Las gentes cuando oyeron pregones aquejados, Que de haberes e de cuerpos eran mal amenazados, Non era ahí ninguno para fincar osados, Fueron ante del tiempo con el rey juntados.   78      Cuando hobo el rey Rodrigo sus poderes juntados, Era poder sin guisa, mas todos desarmados; Lidiar fueron con moros; lleváronlos sus pecados, Ca les fué de los profetas esto profetizado.   79      Tenía el rey don Rodrigo siempre la delantera, Salió contra los moros, tóvoles la carrera, Ayuntóse en el campo que dicen Sangonera, Cerca es de Guadiana, en esa su ribera.   80      Fueron de ambas las partes los golpes avivados; Eran para lidiar todos escalentados; E fueron de la primera los moros arrancados; Recogiéronse con todo esa hora los cruzados.   81      Era Castilla la Vieja un puerto bien cerrado, Non habia mas entrada de un solo forado; Tovieron castellanos el puerto bien guardado, Porque de toda España eso hobo fincado.   82      Fincaron las Asturias a un pequeño lugar, Valles e montañas que son cerca la mar; Non podieron los moros por los puertos pasar, E hobieron por tanto las Asturias afincar.   83      España la gentil fué luego destruída; Eran señores della gente descreída; Los cristianos mezquinos habían muy mala vida; Nunca fué en cristianos tan gran cuíta venida.   84      Dentro en las iglesias facían establías, Facían en los altares muchas fieras follías, Robaban los tesoros de las sacristanías, Lloraban los cristianos las noches e los días.   85      Quiero vos decir otra cosa que les fizo retraer: Prendían a los cristianos, e mandabanlos cocer. Por tal que les podiesen mayor miedo meter.   86      Tenían a otros presos e dejábanlos foir Porque veían las penas a los otros sofrir, Habían por do iban las nuevas a decir.   87      Decían e afirmaban que los vieran cocer; Cocían e asaban los homes para comer; Cuantos que lo oían íbanse a perder, Non sabían con gran miedo adonde se asconder.   88      Era la cosa puesta e de Dios otorgada Que serían los de España metidos a espada; A los dueños primeros non sería tornada; Tornaron en el campo ellos otra vegada.   89      Cuidaban los cristianos ser bien asegurados Que habían a los moros en el campo arrancados; Fuéranse los paganos esas horas tornados Sinon por quien no hayan perdón de sus pecados.   90      Otro dia mañana los pueblos descreidos Todos fueron en el campo de sus armas guarnidos, Tañiendo añafiles e dando alaridos; Las tierras e los cielos semejaban movidos.   91      Volvieron esas horas al torneo pasado, Comenzaron los moros do le habían dejado, Morieron los cristianos todos, ¡ay mal pecado!, Del rey esas horas non sopieron mandado.   92      En Visio fallaron después una sepultura, Yacía ahi un sepulcro escrito de esta figura: Aqui yace don Rodrigo, un rey de gran natura, Que perdió la tierra por su desventura.   93      Fueron, como oístes, de los moros arrancados; Muchos eran los muertos e muchos los cativados; Fuyeron los que fincaron, maldiciendo sus fados; Fueron por todo el mundo luego estos mandados.   94      Pero con todo esto, buen consejo prendieron; Tomaron las reliquias cuantas más podieron; Alzáronse en Castilla, asi se defendieron; Los de las otras tierras por espadas perecieron.   95      Asi iban fuyendo de las gentes estrañas; Muríen de gran fambre todos por las montañas, Non diez, nin veinte nin treinta, mas muchas de las compañas.   96      Perdieron muchos dellos de miedo los sentidos, Mataban a las madres en brazos a sus fijos; Non podían dar consejo mujeres nin maridos; Habían con gran miedo muchos pueblos enloquecidos.

Poema de Fernán González (2)

- VI - Reconquista cristiana 97                                              E los homes mezquinos, que estaban alzados,                      Del gran bien que movieron estaban muy menguados; Querían más ser muertos o ser soterrados Que vesquir la vida fambrientos e lacerados.   98      Los homes de otro tiempo, que fueran segurados, Víanse de nuevo en la tierra tornados; Comian el panecillo de sus fijos amados; Los pobres eran ricos, e los ricos menguados.   99      Decían los malhadados: en mal hora nascimos, Diéranos Dios a España, guardarla non sopimos; Si en coíta somos, nos bien lo merescimos; Por nuestro mal sentido en gran yerro caimos.   100      Si nos atales fuésemos como nuestros parientes, Non habrían poder aquestas malas gentes; Ellos fueron los buenos, e nos menoscabentes, Traénnos como lobos a los corderos recientes.   101      Nos a Dios falesciendo, ha nos El falescido; Lo que ganaron otros, hemos nosotros perdido; Partiéndonos de Dios, hase de nos partido; El bien de los cristianos por eso es confondido.   102      Diera Dios esas horas un gran poder al pecado, Fasta allende del puerto todo fuera astragado; Semeja fiera cosa, mas dícelo el ditado; A San Martín de Torres hobieron allegado.   103      Visquieron castellanos gran tiempo mala vida En tierra muy angosta, de viandas muy fallida; Lacerados muy gran tiempo a la mayor medida, Veíanse en muy gran miedo con la gente descreida.   104      En todas estas coítas, pero que mal andantes, En la mercet de Cristo eran enfiuciantes Que les habría merced contra los no bautizantes: Valetnos, dijeron, Señor, onde seamos cobrantes.   105      Habían en todo esto de a Almonzore dar Cien doncellas fermosas que fuesen por casar; Habíanlas por Castilla cada uno a buscar; Habíanlo de cumplir, pero con gran pesar.   106      Duróles esta coíta muy fiera temporada; Los cristianos mezquinos, compaña muy lacerada, Decían: válanos, Señor, la tu merced sagrada, Ca valiste a San Pedro dentro en la mar irada.   107      Señor, que con los sabios valiste a Catalina, E de muerte libraste a Ester la reína, E del dragón libreste a la virgen Marina, Tu da a nuestras llagas conorte e medecina,   108      Señor, tu que libreste a Davit del león, Mateste al filisteo, un soberbio varón, Quiteste a los jodios del reino de Babilón, Sácuanos e líbranos de tan cruel presión.   109      Tu que libreste a Susaña de los falsos varones, Sacueste a Daniel de entre dos leones, Libreste a San Mateo de los fieros dragones, Líbranos tu, Señor, de estas tentaciones.   110      Libreste a los tres niños de los fuegos ardientes, Cuando los ahi metieron los pueblos descreyentes Cantaron en el forno cantos muy convenientes, Libresteles otra vez de bocas de serpientes.   111      San Juan evangelista ante muchos varones, Yacían ante él muertos de yerbas dos ladrones, Bebió él muy gran vaso de esos mismos ponzones, Mayor mal non le ficieron que si comiera piñones.   112      Tu que asi a las yerbas tolleste su poder, Que non le pudieron ellas daño ninguno fer, Señor, por la tu mesura débesnos acorrer, Ca en ti nos yace levantar o caer.   113      Señor: tu que quesiste del cielo descender, En el seno de la Virgen carne vera prender, Cáramiente ros compraste al nuestro entender, No nos quieras dejar agora ansi perder.   114      Somos mucho errados e contra Ti pecamos, pero cristianos somos e la tu ley aguardamos, El tu nombre tenemos, por tuyos nos llamamos, Tu merced atendemos, otra nos non esperamos. - VII - Los reyes de Asturias 115                                              Duraron en esta vida al Criador rogando,                      Del llorar de sus ojos nunca se escapando, Siempre, dias e noches, su cuíta recontando, Oyóles Jesucristo a quien estaban llamando.   116      Díjoles por el angel que a Pelayo buscasen, Que le alzasen por rey e todos a él catasen, En mamparar la tierra todos le ayudasen Ca El les darín ayuda porque le amparasen   117     Buscaron a Pelayo como les fué mandado, Falláronlo en la cueva, fambriento e lacerado; Besáronle las manos e diéronle el reinado; Hóbolo de rescebir pero non de su grado.   118      Rescibió el reinagido a muy grandes gemidos; Toviéronse con él los pueblos por guaridos; Sopieron estas nuevas los pueblos descreídos, Para venir sobre ellos todos fueron movidos.   119      Do sopieron que era, venieronlo a buscar; Comenzáronle luego la peña de lidiar, Alli quiso don Cristo un gran miraglo mostrar; Bien creo que lo oístes alguna vez mostrar.   120      Saetas e cuadrillos, cuantas al rey tiraban, A él nin a sus gentes ningunas non llegaban; Tan iradas como iban, tan iradas se tornaban, Sinon a ellos mismos, a otros non mataban.   121      Cuando vieron los moros atan fiera fazaña Que sus armas mataban a su misma compaña, Descercaron la cueva, salieron de la montaña, Tenían que les había el Criador muy gran saña.   122      Este rey don Pelayo, siervo del Criador, Guardó tan bien la tierra que non pudo mejor; Fueron ansi perdiendo cristianos el dolor, Pero nunca perdieron miedo nin de Almonzor.   123      Finó el rey Pelayo, don Cristo lo perdone; Reinó su hijo Vabila que fué muy mal varone, Quiso Dios que mandase poco en la regione Ca visquió rey un año e más poca sazone.   124      Fija del rey Pelayo, dueña muy enseñada, Con el señor de Liébana hobiéronla casada; Dijéronle Alonso, una lanza dudada; Ganó muy fiera tierra, toda con su espada.   125      Este ganó a Viseo, que es en Portugal, Después ganó a Braga, reino arzobispal, Estorga e Zamora, Salamanca otra que tal, Ganó después Amaya, que es un alto poyal.   126      Murió este rey Alfonso, señor aventurado, Sea en el paraíso tan buen rey heredado; Reinó su fijo Froila, que fué malo probado, Quiso Dios que visquiese poco en el reinado.   127      Después reinó Alfonso, un rey de gran valor, El Casto que dijeron, siervo del Criador; Visquieron en su tiempo en paz e en sabor; Este fizo la iglesia que dicen San Salvador.   128      Hemos esta razón por fuerza de alongar; Quiero en el rey Carlos este cuento tornar, Hobo él al rey Alfonso mandado de enviar Que veníe para España para se la ganar.   129      Envió el rey Alfonso al rey Carlos mandado, Que en ser atributado non era acordado, Por dar parias por él non quería el reinado, Sería llamado torpe en fer atal mercado.   130      Dijo que más quería como estaba estar Que el reino de España a Francia sujuzgar; Que non se podrían deso los franceses alabar, Que más la querían ellos en cinco años ganar.   131      Carlos hobo luego consejo sobre este mandado; Como menester fuera non fué bien consejado; Diéronle por consejo el su pueblo famado Que viniesen a España con todo su fonsado.   132      Ayuntó sus poderes, grandes sin mesura; Movió para Castilla, tengo que fué gran locura; Al que se lo consejó nunca le marre rencura, Ca fué esa venida, plaga de su ventura. - VIII - Bernardo del Carpio 133                                              Sopo Bernal del Carpio que franceses pasaban,                      Que a Fuenterrabía todos ahi arrivaban Por conquerir a España, según que ellos cuidaban Que se la conquererían, mas non lo bien asmaban.   134      Hobo grandes poderes Bernaldo de ayuntar, E de si enviólos al puerto de la mar, Hóbole todas sus gentes el rey Casto a dar Non dejó a éste puerto al rey Carlos pasar.   135      Mató ahi de franceses, reyes e potestades, Como dice la escritura siete fueron que sepades, Muchos morieron ahi, esto bien lo creades, Que nunca más tornaron a las sus vecindades.   136      Tóvose por maltrecho Carlos esa vegada, Cuando vió que por ahi le tollió la entrada; Movióse con asaz gentes e con toda su mesnada, Al puerto de Marsilla fizo luego tornada.   137      Cuando fueron al puerto franceses llegados, Rendieron a Dios gracias que los había guiados; Folgáronse e dormieron, que eran muy cansados; Si agora se tornaran fueran bien aventurados,   138      Hobieron su acuerdo de pasar a España, E non se les fincase torre nin cabaña;   139      Fueron los poderes todos luego con toda su mesnada. Al puerto de Gitarea ficieron su tornada.   140      Los poderes de Francia, todos muy bien garnidos, Por los puertos de España fueron luego torcidos; Fueran de buen acuerdo si non fueran ahi venidos, Que nunca mas tornaron a do fueron nascidos.   141      Dejemos los franceses en España tornados, Por conquerir la tierra todos bien aguisados; Tornémosnos en Bernaldo de los fechos granados, Que habie de españones grandes poderes juntados.   142      Movió Bernaldo del Carpio con toda su mesnada; Si sobre moros fuese era buena probada; Movieron para un agua muy fuerte e muy irada, Ebro le dijeron, siempre asi es hoy llamada.   143      Fueron para Zaragoza a los pueblos paganos; Besó Bernaldo del Carpio al rey Marsil las manos, Que diese delantera a los pueblos castellanos Contra los Doce Pares, esos homes lozanos.   144      Otorgósela luego e diósela de buen grado, Nunca oyó Marsil otro nin tal mandado; Movió Bernaldo del Carpio con su pueblo dudado, De gentes castellanas era bien aguardado.   145      Tovo la delantera Bernaldo esa vez Con gentes españones, gente de muy gran prez; Vencieron esas horas a franceses de refez, Fué esa a los franceses mas negra que la primera vez. - IX - Canto a España y Castilla                                                                                                      146                                              Por eso vos digo aquesto, que bien lo entendades;                      Mejor es de otras tierras en la que vos morades, De todo es bien cumplida en la que vos estades, Decir vos he agora cuántas ha de bondades.   147      Tierra es muy temprada, sin grandes calenturas, Non facen en ivierno destempradas friuras, Non es tierra en el mundo que haya tales pasturas, Arboles para fruta siquiera de mil naturas.   148      Sobre todas las tierras mejor es la Montaña, De vacas e de ovejas non hay tierra tamaña, Tantos hay ahi de puercos que es fiera fazaña, Sírvense muchas tierras de las cosas de España.   149      Es de lino e lana tierra mucho abastada, De cera sobre todas buena tierra probada, Non seria de aceite en el mundo tal fallada, Tierra de Inglaterra e Francia desto non es abordada.   150      Buena tierra de caza e buena de venados, De rio e de mar muchos buenos pescados, Quien los quiere recientes, quien los quiere salados, Son destas cosas tales pueblos muy abastados.   151      De panes e de vinos tierra muy comunal, Non fallaría en el mundo otra mejor nin tal; Muchas de buenas fuentes e mucho rio caudal, E otras muchas mas fuentes de que facen la sal.   152      Hay muchas venas de fierro, de metal, e de plata, Hay tierras e valles, e mucha de buena mata, Todas llenas de grana para facer escarlata; Hay venas de oro que son de mejor barata.   153      Pero lo que ella mas val, aun non vos lo dijimos, De los buenos caballos aun mención non vos ficiemos, Mejor tierra es de cuantas nunca viemos. Nunca tales caballos en el mundo non viemos.   154      Dejarvos quiero desto, que asaz vos he contado, Non quiero mas decir que podría ser errado; Pero non olvidemos al apostol honrrado, Fijo del Cebedeo, Santiago llamado.   155      Fuertemente quiso Dios a la España honrar Cuando al santo apóstol quiso ahi enviar; De Inglaterra e Francia quísola mejorar Ca sabet que non yace apostol en todo aquel logar.   156      Honróle otra guisa el precioso Señor, Fueron ahi muchos santos muertos por el Señor Que de morir a cochillo non ovieron temor, Muchas virgenes santas e mucho buen confesor.   157      Como ella es mejor de las sus vecindades, Asi sodes mejores cuantos en España morades; Homes sodes sesudos, a mesura heredades, Desto por todo el mundo gran precio ganades.   158      Pero de toda España, Castilla es lo mejor, Porque fué de los otros el comienzo mayor; Guardando e teniendo siempre a su señor Quiso acrecentarla ansi el nuestro Criador.   159      Aun Castilla la Vieja, al mi entendimiento Mejor es que lo ál, porque fué el cimiento, Ca conquirieron mucho, magüer poco conviento, Bien lo podedes ver en el acabamiento. - X - Constitúyese Castilla independiente                                                                                                      160                                              Pues quierome con tanto desta razón dejar,                      Témome si mas dijese que podría errar; Otros non vos quiero la razón alongar, Quiero en don Alfonso, el casto rey, tornar.   161      Rey fué de gran sentido e de gran valor, Siervo fué e amigo mucho del Criador, Fuese de aqueste mundo para el otro mejor, Fincó toda la tierra esa hora sin señor.   162      Eran en muy gran coíta españones caídos, Duraron muy gran tiempo todos desavenidos; Como homes sin señor, tristes e doloridos Dicien: mas nos valdría nunca seer nascidos.   163      Cuando vieron castellanos la cosa ansi ir, Que para alzar rey non se podían avenir, Vieron que sin pastor non podían bien vevir, Posieron quien podiesen las cosas referir.   164      Todos los castellanos en uno se juntaron, Dos homes de gran guisa por alcaldes los alzaron; Los pueblos castellanos por ellos se guiaron E non posieron rey; gran tiempo asi duraron.   165      Diré de los alcaldes cuáles nombres hobieron, Dende en adelante diremos los que dellos vinieron, Muchas buenas batallas con los moros fecieron, Con su fiero esfuerzo gran tierra conquirieron.   166      Don Nuño fué el uno, home de gran valor, Vino de su linaje el conde batallador; El otro don Laín, el buen guerreador, Vino de su linaje el buen Cid campeador.   167      Fijo de Nuño Rasura, home bien entendido, Gonzalo hobo por nombre, home muy atrevido; Amparó bien la tierra, fizo cuanto fer pudo, Este fué rompiendo al pueblo descreído.   168      Hobo Gonzalo Nuñez tres fijos varones; Todos tres de gran guisa e de grandes corazones; Estos partieron tierra e diéronla a infanzones; Por donde ellos partieron ahi están los mojones.   169      Don Diego Gonzalez, el hermano mayor, Rodrigo el mediano, Fernando el menor; Todos tres fueron buenos, mas Ferrando el mejor, Ca quitó muy gran tierra al moro Almonzor.   170      Finó Diego Gonzalez, caballero lozano, Quedó toda la tierra en el otro hermano Don Rodrigo por nombre, que era el mediano, Señor fué muy gran tiempo del pueblo castellano.   171      Cuando la hora vino puesta del Criador, Fuese Ruy González para el mundo mejor; Fincó toda la tierra en el hermano menor, Don Fernando por nombre, cuerpo de gran valor.   172     Estonces era Castilla un pequeño rincón, Era de castellanos Montes de Oca mojón, E de la otra parte Fitero el fondón, Moros tenían a Carazo en aquella sazón.   173      Estonces era Castilla toda una alcaldía, Magüer que era pobre e de poca valía; Nunca de buenos homes fué Castilla vacía, De cuáles ellos fueron paresce hoy en día.   174      Varones castellanos este fué su cuidado, De llegar su señor al más alto estado; De una alcaldía pobre ficiéronla condado, Formaronla después cabeza de reinado.

Poema de Fernán González (3)

- XI - El Conde Fernán González 175                                              Hobo nombre Fernando el conde de primero,                      Nunca fué en el mundo otro tal caballero; Este fué de los moros un mortal homicero, Decíenle por sus lides el buitre carnicero.   176      Fizo grandes batallas con la gente descreida Esto les fizo lacerar a la mayor medida; Ensanchó en Castilla una muy gran partida, Hobo en el su tiempo mucha sangre vertida.   177      El conde don Fernando, con muy poca compaña En contar lo que fizo, semejaria fazaña; Mantuvo siempre guerra con los reyes de España, Non daba mas por ellos que por una castaña.   178      En ante que entremos delante en la razón, Decirvos he yo del Conde cuál fué su criazón. Furtóle un pobrecillo que labraba carbón, Túvolo en la Montaña una grande sazón.   179      Cuanto podia el amo ganar de su menester, Al su buen criado dábaselo de volunter; De cual linaje venia facíaselo entender; Habia cuando lo oía el mozo muy gran placer.   180      Cuando iba el mozo todas cosas entendiendo, Oyó como a Castilla moros la iban corriendo; Válasmes Cristo, dijo; yo a ti me encomiendo; En coíta es Castilla según que yo entiendo.   181      Señor, ya tiempo era si fuese tu mesura, Que mudases la rueda que anda a la ventura; Asaz han castellanos pasada de rencura, Gentes nunca pasaron a tan mala ventura.   182      Señor, ya tiempo era de salir de las cabañas, Que non so yo oso bravo para vivir en montañas; Tiempo es ya que sepan de mi las mis compañas E yo sepa del mundo e las cosas estrañas.   183      Castellanos perdieron sombra e gran abrigo La hora que murió mi hermano don Rodrigo; Habían en él los moros un mortal enemigo; Si yo de aqui non salgo, nunca valdré un figo.   184      Salió de las montañas, e vino para poblado Con el su pobrecillo que le había criado; Aína fué sabido por todo el condado; Nunca mayor gozo hobo hombre de madre nado.   185      Venían los castellanos a su señor veer, Habían, chicos e grandes, todos con él placer; Metieron el condado todo en su poder, Non podían en el mundo mejor señor haber.   186      Cuando entendió que era de Castilla señor, Alzó a Dios las manos e rogó al Criador; Dijo: Señor, tu me ayuda, que so muy pecador, Que yo saque a Castilla del antiguo dolor.   187      Dame, Señor, esfuerzo, seso e buen sentido, Que yo tome venganza del pueblo descreido, E cobren castellanos algo de lo perdido, E te tengas por mí en algo por servido.   188      E Señor, luengo tiempo ha que viven mala vida, Son mucho apremiados de la gente descreida; Señor, rey de los reyes, haya la tu ayuda, Que yo torne a Castilla a la buena medida.   189      Si por alguna culpa cayeron en la tu saña, Non sea sobre nos esta pena tamaña; Ca yacemos ahi cativos de todos los de España, Los señores ser siervos téngolo por fazaña.   190      Tu lo sabes bien, Señor, qué vida enduramos; Non nos quieres oír magüer te llamamos; Non sabemos con queja qué consejo prendamos; Señor, grandes e chicos tu merced esperamos.   191      Señor: esta merced te querria pedir, Seyendo yo tu vasallo non me quieras fallir; Señor: contigo cuento atanto conquerir Porque haya Castilla de premia a salir.   192      Fizo su oración el mozo bien complida; De corazón la fizo, bien le fuera oída; Fizo grandes batallas con la gente descreida, Mas nunca fué vencido en toda la su vida. - XII - Las guerras contra los moros 193                                              Non quiso, magüer mozo, darse ningún vagar;                      Comenzó a los moros muy fuerte guerrear, Movióse con sus gentes, a Carazo fué cercar, Una sierra muy alta e muy firme castellar.   194      El Conde castellano con todos sus varones Combatían las torres a guisa de infanzones; De dardos e de lanzas peleaban los peones, Facían a Dios servicio de puros corazones.   195      Non se podían los moros por cosa defender En ante que Almozore los pudiese acorrer; Hobiéronse los moros por fuerza a vencer, Hobieron los cristianos las torres en poder.   196      Llegó Almozore luego al apellido, Supo cómo había a Carazo perdido; Dijo: ya firme soy del Conde mal traído; Si dél no he derecho, en mal hora fui nascido.   197      Envió por la tierra a gran priesa troteros, Unos en pos de otros, cartas e mensajeros, Que veniesen aína peones e caballeros, Que sus reyes veniesen luego en los delanteros.   198      Cuando fueron con él juntados sus varones, Reyes e ricos homes e muchos infanzones, Si todos los contásemos, caballeros e peones, Seríen más por cuenta de cinco mil legiones,   199      Cuando hobo Almozore su poder ayuntado, Movió para Castilla, sañudo e mucho airado; Había muy fieramente al Conde amenazado, Que non fincaría tierra que non fuese buscado.   200      Había aquestas nuevas el Conde ya oído Cómo era Almozore para venir movido; De toda el Almería traía el apellido, Mayor poder nunca viera home nascido.   201      Envió por Castilla apriesa los mandados, Que fuesen en uno todos con él juntados; Fizo saber las nuevas a sus adelantados Como de Almozore eran desafiados.   202      Fabló con sus vasallos en qué acordarían, Que quería oír a todos qué consejo le darían, Si querían ir a ellos o los atenderían, o cuál sería la cosa que por mejor ternían.   203      Fabló Gonzalo Díaz, un sesudo varón, Rogó que le escuchasen e que daría razón, Oítme, dijo, amigos, e Cristo vos perdón, Para haber la lid non tenernos sazón.   204      Si alguna carrera podiésemos fallar De guisa que se pudiese esta lid escusar, Non debríemos tregua nin pecho refusar Por do quier que el home los pudiese amansar.   205      En muchas otras cosas se espiende el haber, En el lidiar el home non puede estorcer, Habrá cuerpo e ánima todo ahi a poner, Que por oro nin plata non lo puede haber.   206      Muchos son e sin guisa los pueblos renegados, Caballeros e peones todos bien aguisados; Somos poca compaña, de armas muy menguados, Seremos, si nos vencen, todos ahi descabezados.   207      Si nos con Almozore pleito podiésernos tener Que fincase la lid por dar o por prometer, Esto és lo mejor que podemos facer, Si otra cosa facemos, podémonos perder.   208      Todo el mi sentido ya oído lo habedes, Si yo fablé sin guisa vos me lo perdonedes; Decit vosotros agora todo lo que bien tovierdes; Por Dios, que lo mejor al Conde consejedes.   209      Fué de Gonzalo Díaz el Conde despagado, Ca non se tovo dél por bien aconsejado; Magüer que fué sañudo non le fabló desguisado, Mas contradíjole todo cuanto había fablado.   210      Por Dios, dijo el Conde, que me querades oír, Quiero a don Gonzalo a todo recudir, Contra cuanto ha dicho quiero contradecir, Ca tales cosas dijo que sólo non son de oír.   211      Dijo de lo primero, de escusar el lidiar, Pero non puede home la muerte escusar; El home, pues, que sabe que non puede escapar, Debe a la su carne honrrada muerte le dar.   212      Por la tregua haber: por algo que pechemos, De señores que somos vasallos nos faremos; En vez que a Castilla de premia saquemos, La premia en que era, doblársela ahi hemos.   213      Por engaño ganar non ha cosa peor; El que cayere en este fecho, caye en grande error; Por defender el engaño fué muerto el Salvador; Mas vale ser engañado que non ser engañador.   214      Nuestros antecesores lealtat siempre guardaron, Sobre las otras tierras ellos la heredaron; Por esta aguardar las muertes olvidaron, Cuanto saber hobieron por ahí lo acabaron.   215      Toda via guardaron de mal fecho facer, Non los pudo ninguno a questo retraer; Heredar non quisieron para menos valer Lo que ellos non podiesen empeñar nin vender.   216      Este debdo llevaron nuestros antecesores, De todos los que viven mejor guardar señores, De morir ante que dellos teníense por debdores,   217      Non debe otra cosa ahi ser olvidada: Porque al señor ficiesen cosa desaguisada, Ellos nunca ficieron saña vieja alzada Mas siempre lealtat, lealmente pagada.   218      Así aguisó la cosa el mortal enemigo Cuando perdió la tierra el buen rey don Rodrigo; Non quedó en España quien valiese un figo Sinon Castilla Vieja, un lugar muy antigo.   219      Fueron nuestros abuelos gran tiempo muy coitados, Ca los tenían los moros fuertemente arrinconados; Eran en poca tierra muchos homes juntados, De fambre e de guerra eran muy lacerados.   220      Magüer mucho lacerío e mucha coíta sofrieron Lo ál siempre ganaron: de lo suyo non perdieron: Por miedo de la muerte yerro nunca ficieron; Todos sus adversarios por aquí los vencieron.   221      ¿Cómo se nos hobiera todo esto de olvidar? Lo que ellos hobieron a nos todos es de heredar; Veniendo a nos en miente non podremos errar; Puede nos todo aquesto de mal fecho tirar.   222      Dejemos los parientes; en lo nuestro tornemos; Para ir a la batalla aqueso aguisemos; Por miedo de la muerte la lid non la escusemos, Caer o levantar ahi lo departiremos.   223      Esforzad, castellanos; non hayades pavor; Venceremos los poderes del moro Almozor; Sacaremos a Castilla de premia e de error; El será el vencido, yo seré el vencedor.   224      Magüer que muchos son, non valen tres arvejas; Irien tres lobos a treinta mil ovejas. Mas puede un león..............................   225      Amigos: de una cosa soy bien sabidor: Que venceremos sin duda al moro Almozor; De todos los de España faredes de mí el mejor: Será grande la mi honra, e la vuestra mayor. - XIII - La batalla de Carazo 226                                              Cuando hobo el Conde la razón acabada,                      Con estos tales dichos su gente conortada, Movióse de Muñó con toda su mesnada, Fuéronse para Lara tomar otra posada.   227      El Conde Ferrán González, cuerpo de buenas mañas, Cabalgó en su caballo; partióse de sus compañas; Para ir buscar al puerco metióse por las montañas, Fallóle en un arroyo cerca de Basquebanas.   228      Acogiósele el puerco a un fiero lugar Do tenía su cueva e do solía albergar; No osó el puerco en la cueva asegurar, Fuyó a una ermita, metióse tras el altar.   229      Era esa ermita de una yedra cercada Porque de toda ella non parescía nada; Tres monjes ahi vivían vida fuerte lacerada, San Pedro había nombre esa casa sagrada.   230      Non pudo por la peña el Conde aguijar; Forrendo el caballo, hóbose de apear; Por do se metió el puerco metióse por ese lugar, Entró por la ermita, llegó fasta el altar.   231      Cuando vió don Fernando tan honrrado lugar, Desamparó el puerco, non lo quiso allí matar; Señor, dijo, a quien temen los vientos e la mar, Si yo erré en esto, débesme perdonar.   232      A ti te manifiesto, Virgen Santa María, Que desta santidad, señora, yo non sabía; Por ahi facer enojo yo aqui non entraría Sinon por dar ofrenda o por facer romería.   233      Señor: tú me perdona e me vale e me ayuda Contra la gente pagana que tanto es erguida; Ampara a Castilla de la gente descreída, Si tú non la amparas, téngola por perdida.   234      Cuando la oración el Conde hobo acabada, Vino a él un monje de la pobre posada; Pelayo había nombre, vivía vida lacerada, Saludóle e preguntóle cuál era su andada.   235      Díjole que tras el puerco era ahi venido; Era de su mesnada arredrado e partido; Si por pecados fuese de Almozore sabido Non fincaría tierra donde escapase vivo.   236      Recudióle el monje; dijo: ruégote por Dios, amigo, Si fuese tu mesura que hospedases conmigo, Darte he yo pan de ordio, que non tengo de trigo; Darte he yo del agua, que non tengo del vino; Sabrás cómo has de facer contra el tu enemigo.   237      El Conde Ferrán González, que se fizo su amigo, Del monje San Pelayo rescibió su convido; Del ermitaño santo tóvose por bien servido, Mejor non albergara después que fué nascido.   238      Dijo don fray Pelayo delante su señor: Fágote, el buen Conde, de tanto sabidor Que quiere la tu facienda guiar el Criador; Vencerás todo el poder del moro Almozor.   239      Farás grandes batallas en la gente descreída; Muchas serán las gentes a quién quitarás la vida; Cobrarás de la tierra una buena partida; La sangre de los reyes por ti será vertida.   240      Non quiero más decirte de toda tu andanza; Será por todo el mundo temida la tu lanza; Cuanto que yo te digo ténlo por aseguranza; Dos veces serás preso, créeme sin dudanza.   241      Antes de tercero día te verás en gran cuidado Ca verás el tu pueblo todo muy mal espantado; Verás un fuerte signo cual nunca vió home nado, El más lozano dellos será muy mal desmayado.   242      Tu confortarlos has cuanto mejor podieres; Decirles has a todos que semejarán mujeres; Depárterles el signo cuanto mejor podieres; Perderán todo el miedo cuando se lo departieres.   243      Despídete agora con lo que has oído; Aqueste lugar pobre non lo eches en olvido; Fallarás el tu pueblo triste e dolorido, Faciendo lloro e llanto e dando apellido.   244      Por lloro ni por llanto non facen ningún tuerto, Ca piensan que eres preso e que moros te han muerto, E que quedan sin señor e sin ningún confuerto: Coidaban con los moros por ti salir al puerto.   245      Mas ruégote, amigo, e pídotelo de grado: Cuando hobieres tú, el buen Conde, el campo arrancado, Véngate en mientes que somos convento lacerado, E non se te olvide el pobre hospedado.   246      Señor: tres monjes somos, asaz pobre convento, La nuestra pobre vida non ha nin par nin cuento; Mas si Dios non nos envía algún consolamiento Daremos a las sierpes nuestro habitamiento.   247      El Conde dióle respuesta como home enseñado; Dijo: don fray Pelayo, non hayas cuidado; Cuanto que demandastes se vos ha otorgado; Conosceredes adonde diestes el vuestro hospedado.   248      Si Dios aquesta lid me deja arrancar, Quiero de todo el mío quinto a este lugar dar; Demás, cuando muriere, aquí me mandar soterrar, Que mejore por mi siempre aqueste lugar.   249      Faré otra iglesia de más fuerte cimiento, Faré dentro en ella el mi soterramiento; Daré ahi donde vivan de monjes más de ciento Que sirvan todos a Dios e fagan su mandamiento.   250      Despidióse del monje alegre e muy pagado; Vinóse para Lara el Conde aventurado; Cuando allá llegó e le vió el su fonsado, El lloro e el llanto en gozo fué tornado.   251      Contó a sus varones cómo le había contido Del monje que fallara, que yacía ascondido; Cómo fuera su huésped e tomara su convido, E que mejor non albergara después que fué nascido.   252      Otro día mañana mandó mover sus gentes; Por cada cristiano había mil descreyentes; Los del Conde eran pocos, mas buenos combatientes, Todos eran iguales, de un corazón ardientes.   253      Bien se veien por ojo los moros e los cristianos, Non es home en el mundo que asmase los paganos; Todos venían cobiertos los oteros e los llanos, A cristianos cuidaban prendérselos a manos.   254      Facían grand alegría los pueblos descreídos, Venían tañendo trompas e dando alaridos, Daban los mal fadados atamaños roídos Que los montes e los valles semejaban movidos.   255      El Conde don Fernando estaba muy quejado, Quería mover por verse con los moros en el campo, Bien cuidaba ese día reinar ahi el pecado, Que metió grande espanto en el pueblo cruzado.   256      Uno de los del Conde, valiente caballero, Natural de Entreviño, de la Puente Hitero; Tenía un buen caballo, fermoso e ligero, Púsore de las espuelas por encima de un otero, Partióse la tierra con él e somióse el caballero,   256      Estonces fueron todos desto muy espantados; Esto que contesció fué por nuestros pecados; Bien semeja que Dios nos ha desamparados; Mejor seso ficiéramos si fuéramos tornados.   256b      Bien vemos que Dios quiere a moros ayudar; ¿Cómo podremos nos contra ellos andar? Dijo estonce el Conde... Nin vos tal cobardía como ésta demostrar.   256c      Lo que muestra este signo vos quiero departir; La tierra que es tan dura vos facedes somir, Pues ¿cuáles otras cosas a vos podrán sofrir?   256d      E vuestros corazones veo enflaquescer, Por esto non debides ningún miedo haber, Ca yo aqueste día me codiciaba ver Con Almozor en campo e en tal afrenta ser.   256e      Después que hobo el Conde su razón acabada...   257      Quien con él se encontraba, non íbase dél sano; Otrosí un rico home, que decían don Velasco,   258      Metía toda su fuerza en guardar a su señor, Non había de su muerte pesar nin dolor; Tolíale el gran debdo de la muerte el pavor, Non había para buenos deste mundo mejor.   259      Cómo todos ficieron refez, es de entender, Tanto non fizo home con tan poco poder; Semeja poca cosa, pesada de entender, Trescientos caballeros tan gran pueblo vencer.   260      Caballeros e peones firmemiente lidiaban, Todos cuantos podían a su señor guardaban; Cuando decía: Castilla, todos con él esforzaban; Los moros en todo esto las espaldas tornaban.   261      Fuélos de una lid el Conde acuitando, Ibanse contra la tienda de Almozore acostando.   262      Llegaron a Almozore aquestos malos roidos, Sabiendo cómo eran sus poderes vencidos; Eran muchos los muertos e muchos los feridos, Había de sus reyes los mejores perdidos.   263      Demandó su caballo por lidiar con sus manos; Fueran ahi bienaventurados caballeros castellanos, Muerto fuera o preso de los pueblos cristianos, Mas non se lo aconsejaron los pueblos paganos.   264      Por non vos detener en otras ledanías, Fué Almozore vencido con sus caballerías; Alli fué demostrado el poder del Mesías, El Conde fué tenido David, e Almozore Gollias.   265      Foía Almozore a guisa de algarivo, Diciendo: Ay Mafomat, en mal hora en tí fío, Non vale tres arvejas todo tu poderío.   266      Todo el mi gran poder es muerto e cativo: Pues ellos muertos son ¿porqué finco yo vivo?   267      Fincaron en el campo muertos muchos gentíos, De los que sanos eran, aína fueron vacíos.   268      Cuando fueron vencidos esos pueblos paganos, Fueron los vencedores los pueblos castellanos; El Conde Ferrán González con todos los cristianos Fueron en su alcance por cuestas e por llanos.   269      Rendieron a Dios gracias e a Santa Maria Porque les dejó ver atamaña maravilla; Duróles el alcance cuanto que medio día, Enrequescióse del alcance por siempre la pobre alcaldía,   270      Cuando fué Almozore gran tierra alejado, Fincó de sus haberes el campo bien poblado; Gogieron sus haberes que Dios les había dado; Tan grande haber fallaron que non sería contado.   271      Fallaron en las tiendas sobejano tesoro, Muchas copas e vasos, que eran de un fino oro; Nunca vió atal riqueza nin cristiano nin moro, Seríen ende abonados Alexander e Poro.   272      Muchas ricas maletas e muchos de zurrones, Llenos de oro e de plata, que non de piñones; Muchas tiendas de seda e muchos tendejones, Espadas e lorigas e muchas guarniciones.   273      Fallaron ahi de marfil arquetas muy preciadas, Con tantas de noblezas que non serien contadas; Fueron para San Pedro las de aquellas dadas, Están en su altar hoy dia asentadas.   274      Tomaron desto todo lo que sabor hobieron, Más quedaron ahi de dos partes, que llevar non podieron; Pero las armas que fallaron, dejar non las quisieron, Con toda su ganancia a San Pedro venieron.   275      Cuando fueron ahí llegados, a Dios gracias rendieron, Todos, chicos e grandes, su oración ficieron; Todos por una boca Deo gratias dijeron; Cada uno sus joyas al altar las ofrecieron.   276      De toda su ganancia que Dios les había dado Mandó tomar el quinto el Conde aventurado; Cualquier cosa que dello le copo, hóbolo bien comprado, Mandólo dar al monje que le diera el hospedado.   277      El conde e sus gentes e todos los cruzados A la cibdat de Burgos fueron todos ahí llegados; Folgaron e dormieron, que eran muy cansados; Demandaron maestros para sanar los llagados. Destos que eran ahí muy mal golpados. - XIV - Guerra contra Navarra 278                                              El Conde Ferrán González, de los fechos granados,                      Había ya oídos unos fuertes mandados, Que habían los navarros a sus pueblos robados.   279      Mientras que estaba el Conde a Dios faciendo placer, Lidiando con los moros e todo su poder, El rey de los Navarros hóbose a mover, Cuidó a toda Castilla de robar e de correr.   280      Los pueblos castellanos cuando hobieron los mandados, Bien cuidaban que dellos nunca serien vengados; Dicíen: en fuerte hora fuemos mezquinos nados, De todos los del mundo somos desafiados.   281      El Conde castellano, cuando lo hobo oído, Por poco con pesar non salió del sentido; Como león brabo asi dió un gemido; Dijo: aun yo se lo demande con mis armas guarnido.   282      Habían los castellanos desto un fiero pesar, Porque los confondía quien los debia salvar; Señor, dijo el Conde, quiérasme ayudar, Que pueda tal soberbia aína arrancar.   283      Envióle el Conde al rey don Sancho demandar Si se querie contra él en algo mejorar, Que faríe su mesura e el su bien estar; Si fer non lo quisiere, mándale desafiar.   284      Llegó al rey don Sancho aqueste caballero; Homíllome, dijo, rey, luego de lo primero; Del Conde de Castilla soy yo su mensajero, Decirte he lo que te dice el Conde fasta lo postrimero.   285      Sepas que ha de tí el Conde muy gran querella, Que te lo gradescería si le sacases della; Ca tragiste a Castilla gran tiempo a la pella, E dos veces en el año veniste a corrella.   286      Por fer mal a Castilla e destruir castellanos, Fecístete amigo de los pueblos paganos; Feciste guerra mala a los pueblos cristianos Porque non queríen ellos meterse en las tus manos.   287      Ha de tí sobre todo de esto fiera rencura, Ca feciste otra cosa que fué más desmesura; Que mientras él corría allá a Estremadura Fecístele atal daño que fué desapostura.   288      Si de aquesta querella le quisieres sacar, De como es derecho ansi lo mejorar, Farías tu mesura e el tu bienestar; Si esto non quisieres, mándate desafiar.   289      Cuando hobo el mensajero su razón acabada, Había por lo que iba la cosa recabdada; Fabló el rey don Sancho, dijo su razón e vegada: Decitle que non le mejoraré valía de una meaja.   290      Hermano, it al Conde e decitle el mandado, De él me desafiar soy yo mucho maravillado, Tan bien como debiera ser non fué aconsejado, Non puede bien fallar de aqueste tal mercado.   291      Mucho lo tengo por loco e de seso menguado Sólo por me desafiar e de ser ende osado; Porque aquesta vez a los moros ha arrancado, Por esta lozanía ha esto comenzado.   292      Decitle que mucho aína le iré yo a buscar, En torre nin en cerca non se me podrá escapar, Que buscado non sea dentro fasta la mar; Sabré por qué me osó él a mi desafiar.   293      Tornóse el mensajero, ya cuanto bien espantado, Porque vió al rey fieramente irado; Contóselo al Conde; nada non le fué celado; Díjole como le había málamente amenazado.   294      Mandó llamar el Conde a todos sus varones, Todos los ricos homes e a todos los infanzones, También a los escuderos como a los peones; Querie de cada unos saber sus corazones.   295      Cuando fueron juntados, comenzó de fablar; Cualquier se lo vería que había gran pesar; Amigos: menester habemos de consejo tomar, De guisa que podamos tal fuerza recabdar.   296      Nunca nos a los navarros mal non les meresciemos, Nin tuerto nin soberbia nos nunca les faciemos; Muchos fueron los tuertos que dellos rescibiemos; Para se lo demandar nunca sazón tuviemos.   297      Cuidé que se quería contra nos mejorar, Que los tuertos e los daños queríannos emendar; La querella que tenemos quiere nos la doblar; A mi e a vos todos envíanos a desafiar.   298      Amigos: tal soberbia que non se la suframos, Que nosotros nos venguemos della e todos ahi muramos: Ante que tanta cuíta e tanto pesar veamos, Por Dios, los mis vasallos, nosotros los acometamos.   299      En nos los acometer es nuestra la mejoría Por cuanto ellos son mayor caballería; Nosotros non amostremos ahi ninguna cobardía, En dudar nos por ellos sería gran villanía.   300      Sépades que en la lid non son todos iguales; Por cien lanzas se vencen las faciendas atales; Mas valen cien caballeros, todos de un cor iguales, Que non facen trescientos de los descomunales.   301      Hay buenos e malos que non pueden ál ser; Los malos que ahi son non podrían atender; Haberse han por aquellos los buenos a vencer; Vernos muchas veces atal cosa contescer.   302      Muchos son mas que nos, peones e caballeros, Homes son muy esforzados e de piés muy ligeros, De azconas e de dardos facen golpes certeros, Traen buena compaña de buenos caballeros.   303      Por esto ha menester que nos los acometamos; Si ellos nos acometen, mejoría les damos: Si ellos entendieren que nosotros non los dudamos Dejarnos han el campo ante que los firamos.   304      Otra cosa vos digo e vos la entendredes; Muerto seré de pelea, o en queja me veredes; Veré, vos castellanos, cómo me acorredes, Menester vos será cuanta fuerza tenedes.   305      Si por alguna guisa a él puedo llegar Los tuertos que me fizo cuido se los demandar; Non le podría ningún home de la muerte escapar, Non habría, si él muere, de la mi muerte pesar. - XV - Es vencido y muerto el rey de Navarra 306                                              Cuando hobo el Conde su razón acabada                      Mandó contra Navarra mover la su mesnada; Entróles en la tierra cuanto una jornada, Falló al rey don Sancho a la Era Degollada.   307      Cuando el rey vió al Conde venir atan irado, Enderezó sus faces en un fermoso prado; El Conde castellano con su pueblo afamado Non alongaron plazo fasta otro mercado.   308      Abajaron las lanzas e fueron a ferir, El Conde delantero, como siempre oistes decir; Don Sancho de Navarra, cuando le vió venir, Con sus haces paradas saliólo a rescebir.   309      Feríe entre las faces que fronteras estaban, En la primera que el Conde iba todos carrera le daban; E los unos e los otros firmemiente lidiaban, Los navarros con la muerte lidiaban e lasceraban.   310      Tan grande era la priesa que habían en lidiar, Oye el home a lejos las ferridas sonar, Non oirían otra voz sinon hastas quebrar, Espadas reteñir, e los yelmos cortar.   311      Nombraban los Navarros Pamplona, Navarra; Los firmes castellanos nombran a Castilla; Nombraba el rey don Sancho a las veces Castilla Como algunos franceses a las veces echan pella.   312      El buen Conde e el rey buscándose andodieron Fasta que uno a otro a ojo se hobieron; Las armas que traían certeras las ficieron; Fuéronse a ferir cuando de recio pudieron.   313      Entrambos uno a otro tales golpes se dieron Que los fierros de las lanzas a una parte salieron; Nunca de dos caballeros tales golpes se vieron, Todas sus guariciones nada non les valieron.   314      Cuitado fué el rey de la mala ferrida; Entendió que del golpe ya perdiera la vida; La su gran valentia luego fué abatida, Mano a mano del cuerpo fué el alma salida.   315      El Conde fué del golpe fiéramente llagado, Ca tenía gran lanzada por el diestro costado; Llamaba, «castellanos», mas non era ahi escuchado, De todos sus caballeros era ya desamparado.   316      Tovieron castellanos, que eran muy falescidos, Todos sus buenos fechos que eran por ahi perdidos; Con gran queja castellanos andaban muy marridos, Porque en muy gran yerro eran todos caídos.   317      Tanto tenía cada uno en lo suyo que ver Que non podían ningunos al Conde acorrer; Fízoles la vergüenza todo el miedo perder, Hobieron por pura fuerza las faces a romper.   318      Sofriendo grandes golpes al Conde allegaron; Antes que a él llegasen a muchos derribaron; Muy maltrecho, sin duda, al buen Conde fallaron; De una parte e de otra muchas almas sacaron.   319      Llegaron castellanos; al Conde acorrieron; Luego que a él llegaron todos ante él fueron; A los navarros por fuerza afuera los ficieron; Terníen que era muerto, e gran miedo hobieron.   320      Alzáronle de tierra, la ferida le vieron, Todos que muerto era bien asi lo tovieron; Por poco, de pesar de seso non salieron; Como si fuese muerto muy gran duelo ficieron.   321      Firieron en los navarros, del Conde los tiraron, Sobre un buen caballo al Conde lo alzaron; La sangre de la cara toda se la alimpiaron; Todos como de nuevo a lidiar comenzaron.   322      Cuitaronlos afirmes, daban lid presurada, Retenía en los yelmos mucha buena cuchillada; Daban e rescebían mucha buena lanzada, E daban e rescebían mucha buena porrada.   323      Non vos queremos más la cosa alongar; Hobieron los navarros el campo a dejar; Hobo el rey don Sancho muerto ahi a fincar; Mandóle luego el Conde a Navarra levar.   324      Dejemos al rey don Sancho, perdónele el Criador; Los navarros maltrechos, llorando a su señor; Habían de vengarse todos a fuerte sabor, Salieron al buen Conde todos por su amor.

Poema de Fernán González (4)

- XVI - Lucha del Conde contra el de Tolosa 325                                              El conde de Piteos e el conde de Tolosa                      Parientes del rey don Sancho eran, esto es cierta cosa; Tomaron de sus condados compaña muy fermosa, Movieron por Castilla en hora muy astrosa.   326      Los condes non viaron para la lid llegar, Pero cuando lo sopieron, non quisieron retardar; Al buen rey de Navarra cuidáronlo vengar, Al puerto de Getarea hobieron de arribar.   327      Los navarros a los condes tódos a ellos se llegaron, Cómo fué la facienda todo se lo contaron, Cuántos fueron los muertos, cuántos los que fincaron, Cómo a ellos en antes de dos dias los esperaron.   328      El conde de Tolosa dióles muy grande esfuerzo.   329      Coido con ese fecho con él salir a puerto, Ca me han castellanos fecho este gran tuerto.   330      El Conde don Fernando habíalo ya oido Cómo era aquel Conde al puerto ya venido; El Conde don Fernando, magüer que mal ferido, Atal como estaba para allá fué ido.   331      Los vasallos del Conde teniense por errados, Eran contra el Conde fuertemente irados, Eran de su señor todos muy despagados Porque habían por fuerza siempre de andar armados.   332      Folgar non les dejaba nin estar asegurados: Dicíen: non es esta vida sinon para los pecados Que andan de noche e de día, e nunca son cansados; Asemeja él a Satanás, e nos a los sus criados.   333      Porque lidiar queremos e tanto lo amamos Nunca folgura tenemos sinon cuando almas sacamos; A los de la estantigua aquellos semejamos, Ca todas cosas cansan e nos nunca cansamos.   334      Non ha duelo de nos que sofrimos tal vida, Nin lo ha de si mismo que tiene tan mala ferida; Si, mal pecado, muere, Castilla es perdida; Nunca tomaron homes atan mala caida.   335      Hobieron a tornar acuerdo que non se lo departiesen, Lo que bien non era, que luego se lo dijesen; Que por gran lozanía en yerro non cayesen; Que por mala codicia a su señor non perdiesen.   336      Dijo Nuño Laíno: señor, si tu quisieres, Si a ti semejase, o tu lo por bien tovieres, Que estés aquí quedo fasta que guarescieres, Que por mala codicia en yerro non cayeres.   337      Non es home en el rriundo que la podiese endurar La vida que habemos nos e vos a pasar; La vuestra gran codicia non nos deja folgar, Habemos la mesura por aquí de olvidar.   338      Non recuden las cosas todas a un logar; Debe haber el home gran seso en lidiar; Si non, podrá aína gran yerro tomar, Podría ahi todo el gran prez por ahi lo astragar,   339      Los vientos que son fuertes vémoslos cansar; El mar que es irada vémosla amansar; El diablo non se cansa nin puede folgar, Quiere la nuestra vida a la suya semejar.   340      Deja folgar tus gentes, e a ti mesmo sanar; Tienes muy fuerte llaga, déjala tú folgar; Deja venir tus gentes que aun son por llegar, Muchos son por venir, débeslos esperar.   341      Serás a diez días del golpe bien guarido; Será el tu pueblo a ese plazo venido; Ponerte has en el campo con tu pueblo guarnido; Serás muerto o preso, desto soy yo bien creido.   342      Señor, dicho te he lo que te decir quería, Mejor consejo deste, señor, yo non sabría; Non tengas que lo digo por ninguna cobardía; Querríate a guardar como a alma mia.   343      Cuando hobo acabada don Nuño su razón Comenzó el buen Conde, ese firme varón; Habia gran complimiento del seso de Salomón, Nunca fué Alejandre más grande de corazón.   344      Dijo: Nuño Laínes, buena razón dijistes; Las cosas como son asi las departistes; De alongar esta lid creo que ansi dijistes; Quier que vos lo dijo, vos mal lo aprendistes.   345      Non debe el que puede esta lid alongar; Quien tiene buena hora, otra quiere esperar; Un dia que perdamos nunca lo podremos cobrar; Jamás en aquel dia non podremos tornar.   346      Si el home su tiempo en balde lo quiere pasar, Non quiere deste mundo otra cosa llevar Sinon estar vicioso, e dormir e folgar, Deste atal mueren sus fechos cuando viene a finar.   347      El vicioso e el lacerado ambos han de morir, El uno nin el otro non lo puede foir; Quedan los buenos fechos, estos han de vesquir; Dellos tornan enjemplo los que han de venir.   348      Todos los que gran fecho quisieron acabar Por muy grandes trabajos hobieron a pasar; Non comíen cuando quisieron, nin cenan nin han yantar, Los vicios de la carne hobiéronlos de olvidar.   349      Non cuentan de Alejandre las noches ni los dias; Cuentan sus buenos fechos e sus caballerías; Cuentan del rey Davit que mató a Golías; De Judas el Macabeo, fijo de Matabías.   350      Carlos e Valdobinos, Roldán e don Ogero, Terrin e Gualdabuey, Arnald e Olivero, Torpin e don Riballos e el gascón Angelero, Ercol e Salomon e el otro su compañero.   351      Estos e otros muchos que vos he nombrados, Por lo que ellos ficieron serán siempre ementados; Si tan buenos non fueran, hoy seríen olvidados; Serán los buenos fechos hasta la fin contados.   352      Por tanto es menester que los días contemos; Los días e las noches en qué los espendemos; Cuantos días en balde pasan, nunca los cobraremos; Amigos, bien lo vedes qué mal seso facemos.   353      Caballeros e peones hóbolos de vencer; A cosa quél decía non sabían responder; Cuanto él por bien tovo hobiéronlo a facer; Su razón acabada, mandó luego mover. - XVII - Vence y mata en batalla al conde de Tolosa 354                                              El Conde don Fernando con toda su mesnada                      Llegaron a una agua muy fuerte e muy irada; Ebro le dijeron siempre, ansi es hoy llamada; Viéronse ahi en gran rebate que fuese ahi su posada.   355      Tovieron la ribera tolosanos bien guardada; Non dieron castellanos por eso todo nada; Dando e rescebiendo mucha buena lanzada Hobieron mucho aína el agua travesada.   356     Hobieron gran rebato en pasar aquel vado; Hobo ahi de petavinos gran pueblo derribado; Magüer non querían, venían a mal de su grado; Dellos se afogaban, dellos salían a nado.   357      Abrió por medio del agua el Conde la carrera, Hobieron tolosanos a dejar la ribera; Ordenó las sus haces en medio de una glera, Fuélos acometer de una estraña manera.   358      Cuando hobo el buen Conde el río atravesado, Ferrió luego en ellos como venía irado; Al que él alcanzaba mucho era de mal fado; Iba dél a sus parientes aína mal mandado.   359      El Conde don Fernando, de corazón lozano, Ferríe en pitavinos, e facíales gran daño; Rompíales las guarniciones como si fuesen un paño, Non les valía esfuerzo nin les valía engaño.   360      Acorríanle luego los sus buenos varones, Ca tenía ahi muchos de buenos infanzones; De un logar eran todos e de unos corazones; Laceraban tolosanos, e laceraban gascones.   361      Pero como eran muchos, íbanlos acoitando; Ya iba la fid de fiera guisa escalentando; Ibase de hombres muertos la glera poblando; Maltraíe a los afirmes el Conde don Fernando.   362      Andaba por las haces muy fiéramente irado; Porque non los podía vencer, andaba muy cuitado; Dijo: non puede ser, magüer pese al pecado, Non pueden tolosanos fallarse bien deste mercado.   363      Metióse por las haces muy fuertemente espoleando, La lanza sobre mano, el su pendón alzando; ¿Dónde estás? el buen Conde ansi iba llamando, Sal acá al campo, que cata aquí a don Fernando.   364      Antes que ellos ambos venieron a los ferridas, Con las voces de don Fernando las gentes eran desmayidas, Las gentes tolosanas todas fueron foídas.   365      Nunca ningunas gentes fueron tan mal fallidas, Ca fueron en gran miedo e en mal precio metidas.   366      Fueron todos foídos por una gran montaña, Fincóle al conde en campo muy poca compaña, Nunca fué el conde tolosano en queja atamaña Ca el Conde de Castilla le tenía fuerte saña.   367      El conde de Tolosa mucho fué espantado Ca vió a don Fernando venir mucho irado; Por no tener gente, que era desamparado, Con sus armas guarnido salió luego al campado.   368      El Conde don Fernando, home sin crueldad, Olvidó con la ira mesura e bondat; Fué a ferrir al buen conde de ira y de voluntat, No dudó de ferrirlo sin ninguna piedat.   369      El Conde castellano, un guerrero natural, Ferió al tolosano de una ferida mortal; Cuitado fué el gascón de la ferida muy mal, Dijo a altas voces: Santa Maria señora, me val.   370      El conde deTolosa, ansí atan mal ferido, Fué luego del caballo a tierra abatido; Decir non pudo nada, ca fué luego transido; Luego, cuando él fué muerto, su pueblo fué vencido.   371      Caballeros tolosanos muy a priesa fuyeron, Pero los castellanos, trescientos ahi prendieron; Muchos fueron los otros que estonces ahi morieron; Estonces castellanos en gran prescio sobieron.   372      Ahi el Conde castellano orgulloso, de corazón lozano, Oyéreles lo que fizo al conde tolosano: Desguarnecióle el cuerpo él mismo con su mano, Non le fizo menos honra que si fuera su hermano.   373      Cuando le hobo el Conde de todo despojado, Levóle e vestióle de un jamete presciado; Echóle en un escaño sotilmente labrado, Hóbole en la batalla de Almozore ganado.   374      El Conde castellano con todo su consejo Fízole un ataut, bién obrado e sobejo, Guarnido ricamente de un paño bermejo, De clavos bien dorados, que lucíen como espejo.   375      Mandó a sus vasallos de la presión sacar, Mandóles que veniesen a su señor guardar, A grandes e a chicos, a todos fizo jurar Que dél non se partiesen fasta en su lugar.   376      Mortajaron el cuerpo, como costumbre era, De unos paños presciados, ricos de gran manera; Dióles qué despendiesen por toda la carrera, Mandóles dar mil cirios, fechos de buena cera.   377      Cuando hobo el Conde el cuerpo mortajado, El ataut fué preso, de clavos bien cerrado; Sobre una acémila aína aparejado, Mandó que lo levasen luego a su condado.   378      Tolosanos mezquinos, llorando su mal fado. Sus caras afiladas, pueblo mal deshonrado, Llevaron el cuerpo a Tolosa, cabeza del condado, Fué como de primero el llanto renovado. - XVIII - Campaña contra los moros 379                                              Dejemos tolosanos tristes e deshonrados,                      Ya eran en Tolosa con su señor llegados; Tornemos en el Conde de los fechos granados, Cómo había oído otros malos mandados.   380      Que venía Almozorre con muy fuertes fonsados, Que traian treinta mil vasallos lorigados; Non serían los peones por ninguna guisa contados; Estaban cerca Lara, en Muñó ayuntados.   381      Cuando fue Almozorre la otra vez vencido, Con gran pesar que hobo a Marruecos fué ido; Mandó por toda Africa andar el apellido, E fué como a perdón todo el pueblo movido.   382      Turcos e alárabes, esas gentes ligeras, Que son para en batallas unas gentes certeras, Que traen arcos de nervios e ballestas cerberas, De estos venien llenos senderos e carreras.   383      Veníen los almofares e los benimerinos, Traíen en sus camellos sus fornos e molinos, Veníen los moros todos, de Oriente vecinos, De todos estos eran cobiertos los caminos.   384      Veníen ahi destas gentes sin cuento e sin tiento, Non eran de un logar nin de un entendimiento, Mas feos que Satán con todo su convento Cuando sale del infierno sucio e carboniento.   385      Cuando fueron juntados, pasaron allende la mar, Arribaron al puerto que dicen de Gibraltar, Coidóse Almozorre del buen Conde vengar, Por amor de acabarlo non se podía dar vagar.   386      Córdoba e Jaén con toda Andalucía, Lorca e Cartagena con toda el Almería, De muchas otras tierras, que nombrar yo non sabría, Ayuntó Almozorre muy gran caballería.   387      Cuando fueron juntados comenzó a venir; Bien coidó a España sin falla conquerir, E quel Conde castellano non se le podría foir, Que le farían en presión muerte mala morir.   388      E eran en Facinas ya la gente maldicta, Todos los castellanos eran en Piedra fita; El Conde, que la su alma de penas sea quita, Fuése para San Pedro a esa su ermita.   389      Cuando fué a la ermita el Conde allegado, Demandó por su monje, don Pelayo llamado; Dijéronle por nuevas que era ya finado, Ocho días había, e más no, que era soterrado.   390      Entró en la ermita con muy gran devoción, Fincó los sus hinojos e fizo su oración, De los ojos llorando fizo a Dios su petición: Señor: tu me guarda de yerro e de ocasión.   391      Señor: por gran amor de fer a ti servicio Paso yo mucho lacerío e dejo mucho vicio; Con este cuerpo lacerado fágote sacrificio, Con moros e con cristianos métorne en gran bollicio.   392      Los reyes de España con deshecho pavor Olvidaron a Ti, que eres su señor; Tornáronse vasallos del rey Almozor.   393      Cuando yo vi que ellos fueron en su tal error E por miedo de la muerte ficiéronlo peor. Nunca de su compaña después hobe sabor, Por fer a Ti servicio non quise mas su amor.   394      Finqué yo entre todos sólo e desamparado; Non hobe miedo de muerte nin quise aquel diablo; Cuando ellos veyeron que era dellos apartado, Luego fuí de todos ellos muy fuerte amenazado.   395      Llegaronme las cartas a Muñó ese día, Veniéronme mensajeros cinco en aquel día Como me amenazaban reyes del Andalucía, Porque de los de España yo sólo me ercía.   396      Hobieron sus poderes sobre mi de ayuntar; Unos veníen por tierra, otros veníen por mar; Queríenme, si podiesen, deste siglo me sacar; Quesísteme tu, Señor, valer e ayudar.   397      Vencílos e matélos, Señor, con tu poder, Nunca fui yo contra ti, segúnt mi entender, Téngome por pagado si te fice algún placer, Bien tengo que non has por qué me falescer.   398      Por las tus Escrituras que dejó Isaías Que a los tus vasallos nunca falescerías, Señor, tu siervo soy con mis caballerías, Non me partiré de Ti en todos los mis dias.   399      Mas he yo menester, Señor, la tu ayuda; Señor: Sea por ti Castilla defenduda; Toda tierra de Africa sobre mi es venuda; Amparar non la podría, Señor, sin la tu ayuda.   400      Por fuerza nin por seso que yo podiese haber, Non la podría por guisa ninguna defender; Señor: dame esfuerzo, seso e poder, Que pueda al rey Almozore o matar o vencer.   401      Teniendo su vigilia, con Dios se razonando, Un sueño muy sabroso al Conde fué tomando; Con sus armas guarnido así se fué acostando, La carne adormida asi yace soñando.   402      Non podríe el Conde aun ser bien adormido, El monje San Pelayo de suso le fué venido, De paños como el sol todo venía vestido, Nunca mas bella cosa viera home nascido.   403      Llamóle por su nombre al Conde don Fernando; Díjole: ¿duermes o velas, cómo estás asi callando? Despierta e vé tu via, ca te crece hoy gran bando; Vete para el tu pueblo, que te está esperando.   404      El Criador te otorga cuanto pedido le has, En los pueblos paganos gran mortandad farás, De tus buenas compañas muchas ahi perderás, Pero, con todo el daño, el campo le vencerás.   405      Aun te dice más el alto Criador: Que tu eres su vasallo e él es tu señor, Con los pueblos paganos lidiarás por el su amor, Mándate que te vayas lidiar con Almozor.   406      Yo seré ahi contigo, que me lo ha otorgado, Ahi será el apostol, Santiago llamado, Enviar ha don Cristo valer a su criado, Será con tal ayuda Almozorre embargado.   407      Otros vernán ahi muchos, como en visión, En blancas armaduras: ángeles de Dios son: Traerá cada uno la cruz en su pendón; Los moros cuando los veyeren perderán el corazón.   408      Amigo: dicho te he lo que a mi mandaron, Vóime para aquellos que me acá enviaron; Dos ángeles fermosos de tierra lo alzaron, Faciendo grande alegría al cielo lo llevaron.   409      Despertó don Fernando con desecho pavor.   410      ¿Qué puede ser aquesto? Válame el Criador, Pecado es que me quiere echar en algún error: Jesucristo: yo tuyo soy; guárdame tú, Señor.   411      Estando en el sueño, que soñara, pensando, Oyó una gran voz que le estaba llamando: Lieva dende, ve tu via el Conde don Fernando, Almozorre te espera con el su fuerte bando.   412      Non tardes, ve tu via; sinon tuerto me faces; ¿Porqué tanto me tardas? En gran culpa me yaces; Non le des ninguna tregua, nin fagas con él paces; Todo el tu pueblo facerlo has tres faces.   413      Tu entra con los menos de parte de Oriente, Entrante de la lid verme has visiblemente; Manda entrar la otra faz de parte de Occidente, Será Santiago ahi, esto sin fallimiente.   414      Entre la otra tercera de parte de Aquilón; Venceremos, si esto tu faces, a este bravo león, Farás tu, si esto faces, a guisa de Sansón, Cuando con las sus manos lidió con el bestión.   415      Non quiero más decirte, por ende lieva tu via; Durará la batalla fasta tercero dia. ¿Quieres saber quien trae esta mensajeria? Millán soy por nombre; Jesucristo me envía. - XIX - La batalla de Hacinas 416                                              Cuando hobo don Fernando todo esto oido,                      El varón don Millán a los cielos fué ido; Fué luego de la ermita el buen Conde espedido, Tornóse a Piedrafita, donde él fuera salido.   417      Cuando llegó el Conde a su buena compaña, Fabláronle sus vasallos todos con fuerte saña; Maltraíanle tanto, que era por gran fazaña.   418      Como estaban malincónicos e con gran despecho De chicos e de grandes, de todos fué maltrecho; Faces, dijeron al Conde, sin ninguna guisa mal fecho; Si algún yerro grande tomamos, será muy gran derecho.   419      Así como ladrón andas, de estos que andan a furtar, Asi sólo señero te amas a apartar; Cuando nosotros te buscamos, non te podemos fallar, Habremos solo por aquesto algún grande yerro tomar.   420      Porque tanto te sofrimos, por ende somos peores; Pedímoste por merced que non nos fagas traidores, Ca non lo fueron nunca nuestros antecesores, Nin hobo en el mundo más leales señores.   421      Cuando a toda su guisa le hobieron maltraido, Díjoles don Fernando: por Dios, sea oído; De cuanto que yo fice non soy arrepentido, Non me debedes tener ansina por tan fallido.   422      Fui yo a la ermita por mio amigo ver, Por haber yo e él ambos a dos placer; Cuando fui allá llegado dernandé dél saber, Dijéronme por nuevas que era en ajeno poder.   423      Sope yo cómo era mi amigo finado, Mostráronme el logar donde yacíe soterrado; Rogué a Jesucristo que si él fizo algún pecado Por la su gran mesura que le sea perdonado.   424      Entrante de la puerta alli fice mi oración Atal cual Dios me dió seso e me metió en corazón; Vino a mi el monje como en visión, Despierta, dijo, amigo, que hora es e sazón.   425      Díjomelo en sueños e non lo quise creer; Desperté e non pude ninguna cosa ver; Oí una gran voz del cielo descender, Voz era de los santos, según mi entender.   426      Esta es la razón que la voz me decía: Conde Fernán González, liévate e ve tu vía, Todo el poder del Africa e de la Andalucía Vencerlo has en el campo deste tercero dia.   427      Díjorne que mal facía por tanto que tardaba A aquel rey de los reyes, por cuyo amor lidiaba; Que fuese e que non tardase contra la gente pagana, Que ¿porqué habia miedo pues que él me ayudaba?   428      Otras cosas me dijo que me quiero callar, Que sería gran alonganza de todo lo contar; Mas haberlo hedes todo aína de probar, Fasta que lo probedes habermelo he de callar.   429      En aquella ermita fui yo bien aconsejado Del monje fray Pelayo, siervo de Dios amado, Que por el su consejo Almozorre fué arrancado; Fuile a buscar agora e falléle soterrado.   430      Basta que lo sepades, como yo lo fuy a saber, Por ende non me debedes por fallido tener; Aguardar vos quería a todo mi poder, E por mengua de mi en yerro non caer.   431      De Dios e de los homes menester nos ha consejo, Sinon los afincamos, fernos han mal trebejo.   432      Traíe el rey Alejandre muy gran pueblo sobejo, Eso mismo el rey Almozorre fuerte pueblo morejo, Mas nunca en la su vida ayuntó tal consejo.   433      Mil hay para uno, esto bien lo sabemos; Dicho es que ha menester que qué consejo tomemos, Magüer fuir queramos facerlo non podemos; Asi como los peces enredados, ansi yacemos.   434      Aragón e Navarra e todos los pitavinos Si en queja nos vieren non nos serán padrinos, Non nos darían salida por ningunos caminos, Mal nos quieren de muerte todos nuestros vecinos.   435      Si nos por mal pecado fuéremos arrancados, Los nuestros enemigos serán de nos vengados; Seremos nos cativos, fambrientos e lacerados, Serán los nuestros fijos de moros antenados.   436      Los fijos e las fijas, que nos tanto queremos, Verlos hemos llevar cativos, valer non los podremos; Do nos mandaren ir, por fuerza allá iremos, A nuestros fijos e fijas jamás nunca los veremos.   437      Es desamparado de todo bien el cabtivo, Mas dice muchas veces que non querria ser vivo; Dice: Señor del mundo ¿porqué me eres esquivo, Que me faces vivir lacerado e mestivo?   438      Ligera cosa es la muerte de pasar, Muerte de cada dia muy mala es de endurar; Sofrir tanto lacerio e ver tanto pesar, Ver los sus enemigos lo suyo heredar.   439      Contesce eso mismo con la gente renegada: Heredan nuestra tierra e tiénenla forzada; Mas mudarse ha la rueda que está trastornada, Serán ellos vencidos; la fé de Cristo honrada.   440      Non es dicha fortuna por ser siempre en un estado, De uno ser siempre rico e otro ser menguado; Cambia estas dos cosas la fortuna priado: Al pobre face rico e al rico menguado.   441      Quiere facer las cosas asi el Criador, De dar e de quitar él es el facedor; Por entender que él es sobre todos el mejor, El que suele ser vencido será el vencedor.   442      A tal Señor como aqueste debemos nos rogar Por la su gran mesura nos quiera ayudar; Que en él nos está todo, caer e levantar, Ca sin él non podemos ninguna cosa acabar.   443      Amigos: lo que digo bien entender debedes, Si fuéremos vencidos ¿qué consejo tomaredes? Moriredes como malos, la tierra perderedes; Si esta vez caedes, nunca vos levantaredes.   444      De mi mismo vos digo lo que coido yo facer: Nin preso nin cabtivo non me dejaré ser Magüer ellos a vida me quieran prender: Matarme he yo antes que nunca ser en su poder.   445      Todo aquel que de vosotros a prisión se les diere E con miedo de la muerte del campo saliere, Quede por alevoso el que tal fecho ficiere; Con Judas en el infierno yagua cuando moriere.   446      Cuando esto oyó el su pueblo cruzado, Todos por una boca fablaron muy priado: Señor: lo que tu dices sea a nos otorgado, El que fuyere de nos yagua con Judas abrazado.   447      E cuando hobo el Conde dichas estas razones, Antes teníen todos endurecidos los corazones, Fueron todos confortados, caballeros e peones, Mandó cómo ficiesen esos grandes varones.


Poema de Fernán González (5)

- XX - Descripción de la batalla 448                                              Mandó que fuesen prestos otro dia mañana                      Que fuesen puestas las haces en medio de la plana, Todos fuesen armados a primera campana, Darían lid campal a aquella gente pagana.   449      A don Gustio González, el que de Salas era, A él e a sus fijos dióles la delantera, Ca por miedo de muerte non dejarían la carrera; Con ellos iba don Velasco, que era de esa ribera.   450      Entró Gonzalo Díaz en esa misma haz, Era en los concejos muy bueno de toda paz, Era para en faciendas crudo como agraz, Quienquier lo demandase, fallar lo hie de faz.   451      Dos sobrinos del Conde, valientes e ligeros, Ficiéralos el Conde estonces caballeros, Debieran ser contados estos en los primeros, Fueron estos llamados los lobos carniceros.   452      Los que Gustio Gonzalez habia de acabdillar, Doscientos fueron estos caballeros de prestar; Estos mandó el Conde por una parte entrar, De cuáles ellos fueron nos podrían mejorar.   453      Dióles seis mil peones para la delantera, Homes de la montaña, gente fuerte e ligera; Si bien guisados fuesen como menester les era, Por tres tantos de moros non dejarien la carrera.   454      Dejemos esta faz toda bien preparada, Non podrie el cabdillo mejorarse por nada, Serie por nula fuerza aduro quebrantada, Ya era en todo esto la otra haz aguisada.   455      Fué dado por cabdillo don Lope el Vizcaino, Bien rico de manzanas, pobre de pan e de vino.   456      Con él fueron contados fijos de don Laíno, E otro de la montaña que dicien don Martino,   457      Había ahi de burgoñeses, otrosí de treviñanos, Caballeros bien ligeros e de corazón lozanos; De Castilla la Vieja hobo ahi buenos castellanos, Que muchos buenos fechos ficieron ahi por sus manos.   458      Venien ahi de Castro unas buenas compañas; Venien ahi con ellos otros de las montañas; Fueron ahi estorianos, gentes muy bien aguisadas, Muy buenas gentes de armas e complidas de mañas.   459      Veníen ahi estos caberos en la haz mediana, Estos eran docientos de la flor castellana; Todos fueron en campo otro día mañana, Esa fué para moros una negrua semana.   460      Dióles seis mil peones con que los combatiesen, Peones con peones en uno los partiesen; Que cuando los peones carrera les abriesen, Entrarían los caballeros mejor por do podiesen.   461      El Conde don Fernando, de los fechos granados, Hobo veinte escuderos en ese día armados; Estos con el buen Conde en haz fueron entrados, Por todos fueron cincuenta e non más contados.   462      Rui Cabia e Nuño, de los de alfoz de Lara, Venían ahi los serranos, gentes quél poblara En una sierra fuerte quél del moro ganara; Venían ahi los Velascos, que ese día armara.   463      Venían ahi tres mil peones, todos de buena gente Que por miedo de muerte non farían fallimiente; Magüer que fuesen buscados en partes de Oriente, Non fallarían mejores fasta en Occidente.   464      Consejóles a todos de cuál guisa ficiesen Si el día primero vencer non los podiesen; Que se tornasen afuera cuando el cuerno oyesen, A la seña del Conde todos se acogiesen.   465      Cuando hobo el buen Conde su cosa aguisada, Sus faces bien paradas, su gente ordenada, Sabie bien cada uno su certera entrada, Tornaron a sus tiendas, cada uno a su posada.   466      Cenaron e folgaron esa gente cruzada, Todos a Dios rogaron con voluntad pagada Que allí les ayudase la su virtud sagrada.   467      Vieron aquella noche una muy fiera cosa; Venía por el aire una sierpe rabiosa Dando muy fuertes gritos la fantasma astrosa, Toda venía sangrienta, bermeja así como rosa.   468      Facía ella semblante que ferida venía, Semejaba en los gritos que el cielo se partía, Alumbraba las vestes el fuego que vertía, Todos hobieron gran miedo que quemar los venía.   469      Non hobo ende ninguno que fuese tan esforzado Que gran miedo non hobo e non fuese espantado; Cayeron muchos homes en tierra del espanto, Hobieron muy gran miedo todo el pueblo cruzado.   470      Despertaron al Conde, que era ya dormido, Ante quél veniese el culebro era ido; Falló todo el su pueblo como desmaído, Demandó del culebro cómo fuera venido.   471      Dijéronselo todo, de cual guisa viniera Como cosa ferida, que muy grandes gritos diera, Vuelta venía en fuego aquella bestia fiera, Porque se maravillaran cómo la tierra non la encendiera.   472      Cuando se lo contaron así como lo vieron Entendió bien el Conde qué gran miedo hobieron; En esta atal figura que diablos la ficieron A los pueblos cruzados revolverlos quisieron.   473      A los moros tenían que los venía a ayudar, Coidaban sin duda a los cristianos espantar; Por tal que los cruzados se hobieran a tornar Que quisiera en la hueste algún fuego echar.   474      Mandó a sus varones el buen Conde llamar; Cuando fueron juntados mandólos escuchar: Que él les diría qué quería la serpiente demostrar, Luego de los estrelleros comenzó de fablar.   475      Los moros, bien sabedes, que se guían por estrellas, Non se guían por Dios, que se guían por ellas; Otro Criador nuevo han fecho ellos dellas; Dicen que por ellas ven muchas de maravellas.   476      Hay aun otros que saben muchos encantamentos E facen muy malos gestos con sus esperamentos De revolver las nubes e de revolver los vientos; Muéstrales el diablo estos entendimientos.   477      Ayuntan los diablos con sus conjuramentos; Allégasen con ellos e facen sus conventos; Dicen de los pasados todos sus fallimientos, Todos facen consejo los falsos carbonientos.   478      Algún moro astroso, que sabe encantar, Fizo aquel diablo en sierpe figurar; Por temor que podiese a vosotros espantar Con este tal engaño coidáronse nos tornar.   479      Como sodes sesudos, bien podedes saber Que non han ellos poder de mal a nos facer, Que quitóles Jesucristo el su fuerte poder; Véades que son locos los que lo quieren creer,   480      Que es de El de todo el mundo en uno el poder, Que a El solo debemos todos obedecer, Con El es poderoso de dar e de toller, A tal Señor como aqueste debemos nos de temer.   481      Quén este Señor deja e en la bestia fía Tengo que es caído a Dios en gran ira; Anda en fallimiento la su alma mezquina; Cuantos que ansina andan, el diablo los guía.   482      Tornemos en lo ál en que agora estamos; Trabajado habemos, menester es que durmarnos; Con ellos en el campo eras mañana seamos, Todos en su logar así como mandamos.   483      Fueron a sus posadas, se echaron a dormir; Comenzaron las alas los gallos a ferir; Levantáronse todos, misa fueron a oír, Confesarse a Dios, sus pecados descobrir.   484      Todos, grandes e chicos, su oración ficieron, Del mal que habían fecho todos se arrepintieron; La hostia consagrada todos la rescibieron, Todos de corazón a Dios merced pedieron.   485      Era en todo esto el día allegado, Entraron en sus armas todo el pueblo cruzado; Las faces fueron puestas como les fue mandado, Bien sabe cada uno su logar señalado.   486      Fueron todas las gentes en un punto guarnidas, Movieron para ellos todos por sus partidas, Las haces fueron puestas, mezcladas las ferridas, Hobo ahi de cada parte muchas gentes caídas.   487      El Conde don Fernando, este leal cabdillo, Parescía entre todos un fermoso castillo; Había en la faz primera abierto un gran portillo, Tenía en el escudo fincado mucho cuadrillo.   488      Rompía todas las haces que fronteras estaban; A la parte quél iba todos carrera le daban; Los golpes que facía bien a lejos sonaban,   489      Andaba por las haces como león fambriento, De vencer o morir tenía fuerte taliento; Dejaba por do iba todo el campo sangriento, Daba ahi muchas ánimas al bestión mascariento.   490      Un rey de los de Africa era ahi de fuerza grande, Entre todos los otros semejaba un gigante, Que al Conde buscaba, e así facía el Conde al semejante, Et luego cuando vió al Conde fuésele parar delante.   491      El Conde, cuando lo vió tan irado venir, Aguizó el caballo e fuélo a rescebir; Abajaron las lanzas e fuéronse a ferir, Que debiéran tales golpes una torre partir.   492      Entre amos uno a otro fueron mucho embargados, Fueron muy mal feridos e estaban embazados; Fablar non se podían, tanto eran mal golpeados, Eran de fuertes golpes ambos a dos llagados.   493      El Conde don Fernando, magüer que malferido, En antes que el rey entró en todo su sentido; Del Conde fué el rey otra vez malferido; Fué luego del caballo a tierra abatido.   494      Los vasallos del moro, cuando aquesto vieron, Cercaron al buen Conde, muy gran priesa le dieron: Esa hora castellanos en balde non estuvieron, Dando grandes ferridas, a su señor acorrieron.   495      El Conde castellano, con sus gentes dudadas, Fueron aquestas horas fuertemente esforzadas; El caballo del Conde traía grandes lanzadas. Venía fasta los pies las entrañas colgadas.   496      Hobo el su buen caballo al Conde de morir, A mayor fuerte sazón non le pudiera falescir, Ca non podía tornarse nin podia foir, Las coítas que sofría non las podría home decir.   497      Estaba apeado, en derredor la su buena mesnada, Escudo contra pechos, en la mano su espada; Válame, dijo, Cristo, la tu virtud sagrada, Non quede hoy Castilla de Ti desamparada.   498      Los moros eran muchos; teníenlo bien cercado; Magüer que el buen Conde estaba apeado Fería a todas partes a guisa de esforzado; Los sus buenos vasallos valiéronlo priado.   499      Diéronle un caballo, cuál el menester había; Daba gracias a Dios e facía grande alegría; Señor, merced tamaña gradecer non te podría, Que tan bien acorriste a la gran coíta mía.   500      Dejémosnos el Conde, mejor de otras lides, Faciendo lo queface el lobo en las grueyes.   501      Don Gustio González, que el otra faz guiaba, Corría mucha sangue por do él aguijaba, Iban grandes arroyos como fuente que manaba, Facía gran mortandat en aquesta gente braba.   502      Los moros en todo esto en balde non yacían; En los homes de pie gran mortandat facían; Sábet que de ambas las partes muchos homes caían; A los golpes que daban las sierras reteñían.   503      Don Diego Lainez, con ambos sus hermanos, Ferría del otra parte con otros castellanos; Facía gran mortandat en los pueblos paganos, Todos caían de vuelta, los moros e los cristianos.   504      Estudo la facienda en peso todo el día, Sobre ganar el campo era grande la porfía; Teníese por bien andante el que mejor fería, Sobre todos el Conde llevaba la mejoría, Ca el que de sus manos escapaba teníase por nascido ese día.   505      Feríalos don Fernando de toda voluntad, En los pueblos paganos facía gran mortandad; Válasme, dijo, Cristo, padre de piedad, Sea hoy ensalzada por ti la cristiandad.   506      Tenía llenos de polvo la boca e los dientes, Que apenas podía fablar por confortar sus gentes Diciendo: hoy sed buenos vasallos e parientes, Los buenos en tal día débedes parar mientes.   507      Decía: ferid de recio, mis leales amigos; Habedes muchos tuertos de Almozorre recebidos; Para vengarnos dél sed bien mente metidos, Membradvos que por eso somos aquí venidos.   508      El sol era ya puesto, quería anochecer; Nin moros nin cristianos non se podían vencer; Mandó luego el Conde su cuerno tañer; Hobiéronse todos a la seña de acojer.   509      Los pueblos castellanos e las gentes cruzadas Sacaron a los moros fueras de sus posadas; El Conde don Fernando con todas sus mesnadas Fueron aquella noche todas bien albergadas.   510      El Conde e sus gentes las posadas tomaron, Hobieron tal albergue cual a Dios demandaron, Cuanto menester hobieron todo ahi lo fallaron, Con sus armas guarnidos toda la noche velaron.   511      En el día primero muy gran daño tomaron. Sean en paraíso cuantos ahi finaron.   512      Otro día mañana, los pueblos descreídos Todos estaban en el campo con sus armas guarnidos, Dando muy grandes voces e grandes apellidos, Los montes e valles semejaban movidos.   513      El Conde don Fernando con su gente lozana Todos oyeron misa otro día mañana; Fueron todos en el campo a primera campana, Paráronse las haces en medio de la plana.   514      Comenzaron el pleito a do lo habían dejado Llamando Santiago, el apóstol honrrado; Las faces fueron vueltas, el torneo mezclado, Bien habían castellanos aquel menester usado.   515      Orbita, el su alférez, el que traía la seña, Non sofría más golpes que si fuese él una peña; Nunca mejor la tovo el buen terrín de Ardeña, Dios perdone la su alma, quél yace en Cerdeña.   516      El Conde don Fernando, corazón sin flaqueza, Señor de enseñamiento, cimiento de nobleza, Fería en los paganos sin ninguna pereza, Estonces dijo: Caballeros, afán hay en pobreza.   517      El Conde don Fernando, más bravo que serpiente, Había la gran fuerza en el cuer caliente; Mataba e fería en la mala semiente, Facía gran mortandat en el pueblo descreyente,   518      Dejémos nos al Conde en priesa estar, Nunca nasció home de armas que le podiese mejorar; Digamos de los otros, non habían más vagar, Ca ahi les iba todo, caer o levantar.   519      Los unos e los otros de recio se combatieron, Sépades que de ambas las partes muchos homes morieron; La noche fué venida, de allí se hercieron; Nada non acabaron por lo que ahi venieron.   520      Tornáronse a las tiendas fambrientos e lacerados; Llevaron fuerte día; estaban muy cansados; Habían ahi muchos homes feridos e matados; Cenaron e dormieron toda la noche armados.   521      El Conde don Fernando, de facienda granada, Mandó a primera noche llamar a su mesnada; Luego fué a poca de hora toda con él juntada, Pasaron por oírle aquella gente lacerada.   522      Amigos, dijo el Conde, por Dios que esforcedes, Por el muy mal lacerio que non vos desmayedes. Fasta hora de nona grande ocorro habredes ..............el campo vos venceredes.   523      Todos de corazón eran para lidiar; Nin lanzas nin espadas non habían vagar; Reteñíen los yelmos, las espadas quebrar; Feríen en los capillos, las lorigas falsar.   524     Los chicos e los grandes, todos a él mientes paraban; Como ángel de Dios todos a él aguardaban; Cuando oíen: Castilla: todos se esforzaban; Todos en su palabra grand esfuerzo tomaban.   525      Don Gustio González era leal cabdillo. Había en los primeros abierto un gran portillo; Un rey de los de Africa, valiente caballero, Ferrióle de una espada por medio del capiello.   526      El capiello e el almofar e la cofia de armar, Hóbolo la espada ligera de cortar; Hobo fasta los ojos la espada de pasar, De aqueste golpe hobo don Gustio a finar.   527      Allí do él murió non yace el señero, Un sobrino del Conde, que era su compañero; Matóse con un moro que era buen caballero, Non había ahi de moros más extraño bracero.   528      Otros muchos cristianos por ende ahi morieron, Ellos en todo esto en balde non estovieron, En los pueblos paganos gran mortandat ficieron, Fablarán dello siempre todos cuantos lo oyeron. . 529      Al Conde don Fernando llegaron los mandados Como eran de los otros los mejores finados; Los cristianos estaban tristes, deserrados; Si los non acorrían, que eran desbaratados.   530      Cuando lo oyó el Conde por ende fué muy aquejado, Aguijó el caballo e acorrióles priado; Falló de mala guisa revuelto el mercado, Presos fueran e muertos si non fuera llegado.   531      Ferrió luego el Conde en los pueblos paganos; De lo quél alcanzaba pocos iban dél sanos; Dicie: Yo soy el Conde, esforzad, castellanos, Feridlos bien de recio, amigos e hermanos.   532      Los cristianos lacerados, cuando aquesto vieron. Aunque eran mal andantes, todo el miedo perdieron; Todos con su señor grand esfuerzo cogieron; En las faces paganas muy de recio ferieron.   533      El Conde castellano, de corazón cumplido, Dicie: Ferit, caballeros, que hoy habéis vencido, Non sé donde falle pan quien hoy fuere retraído, Mucho le valdría más que nunca fuese nascido.   534      Non es home en el mundo que al Conde oyese Que en ninguna manera ser malo podiese; Nunca podrie ser malo el que con él se viese; Mejor debrie ser que otro el que con él visquiese.   535      El que a don Gustio González esas horas matara, Del Conde si podiera de grado se desviara; Si lo guisar podiera mejor ahi lo baratara; El señor de Castilla fuesle a parar de cara.   536      El gran rey africano oyéralo decir, Que ningún home al Conde non se le podía guarir: Por tanto, si él podiera, quisiéralo foir; Non le dió vagar el Conde, e fuélo a ferir.   537      Firióle luego el Conde e partióle el escudo; Rompióle las guarniciones con fierro mucho agudo; El rey moro de muerte amparar non se pudo, Fué de caballo ayuso a tierra abatido.   538      Fueron los africanos desto mucho pesantes, Ca eran del buen Conde todos muy mal andantes; Ferrieron sobre el Conde más de mil cabalgantes, El torneo fué vuelto más firme que non de antes.   539      Murieron bien cuarenta de parte de Castilla, Salía mucho caballo vacío con su silla. Habíe de sus vasallos el Conde gran mancilla, Coidó sin duda que se perdiera Castilla.   540      Era en fuerte cuíta el Conde don Fernando, Iba, si se le firiese, su muerte aguisando; Alzó al cielo los ojos, al Criador rogando, Como si estoviese con él ansi le está llamando.   540      Señor, pues es el Conde de ti desamparado, Que por alguna culpa eres de él despagado, Rescibe tú, Señor, en guarda este condado, Si non, será aína por suelo astragado.   540b      Pero yo non moriré así desamparado, Antes habrán de mí los moros mal mercado, Toda cosa fará antes este cuerpo lacerado, Que cuanto el mundo dure siempre será contado.   541      Pues non soy venturoso desta lid arrancar, Quier que escape a vida, yo non quiero escapar, Nin nunca veré más coíta nin más pesar, Meterme he en logar donde me hayan de matar.   542      Castilla quebrantada quedará sin señor, Iré yo con esta rabia mezquino pecador. Seré en cabtiverio del moro Almozor; Por non ver aquel día la muerte es mejor.   545      Señor: ¿por qué nos tienes a todos fuerte saña? Por los nuestros pecados non destruyas a España; Perderse ella por nos semejaría fazaña Que de buenos cristianos non habria calaña.   546      Padre, Señor del mundo, Padre vero Jesucriste, De lo que me dijeron, nada non me compliste, Que me acorrerías, comigo lo posiste; Yo non te falesciendo ¿porque tu me falesciste?   547      Si atanta de gracia me quisieses tu dar, Que yo a Almanzore me pudiese allegar, Non creo yo que a vida me pudiese escapar, Yo mismo cuidaría la mi muerte vengar.   548      Todos los mis vasallos, que aqui son finados, Serían por su señor este dia vengados; Todos en paraiso conmigo ayuntados; Faria muy grande honra el Conde a sus vasallos.   549      Querellándose a Dios el Conde don Fernando, Los finojos fincados, al Criador rogando Oyó una grande voz que le estaba llamando; Ferrando de Castilla: hoy te cresce muy grand bando.   550      Alzó suso los ojos por ver quien le llamaba; Vió al santo apóstol que de suso le estaba, De caballeros con él gran compaña llevaba, Todos, armas cruzadas, como a él se semejaban.   551      Fueron contra los moros las haces bién paradas, Nunca vió home nado gentes tan esforzadas; El moro Almanzorre con todas sus mesnadas, Con ellos fueron luego fuertemente embargadas.   552      Veien de una señal tantos pueblos armados, Hobieron muy grand miedo, fueron mal espantados; De cual parte venían eran maravillados; Lo que más les pesaba que eran todos cruzados.   553      Dijo el rey Almanzorre: esto non puede ser; ¿Donde le recreció al Conde atan fuerte poder? Cuidaba yo hoy sin duda de le matar o prender, Ca agora con estas gentes él ha a nos acometer.   554      Los cristianos mezquinos, que estaban ya cansados, De fincar con las ánimas eran desafincados, Fueron con el apostol muy fuerte confortados, Nunca fueron en una hora tan fuerte esforzados.   555      Acrecentóles esfuerzo, todo el miedo perdieron, En los pueblos paganos gran mortandad ficieron; Los poderes de Africa sofrir non los pudieron, Tornaron las espaldas, del campo se movieron. - XXI - Consecuencias de la victoria 556                                              Cuando vió don Fernando que las espaldas tomaban,                      Que con miedo de la muerte el campo les dejaban, El Conde e sus gentes fuérte los aquejaban, Espuelas en los piés, azotes en manos tomaban.   557      Fasta dentro en el Almeria a los moros malfazaron, Muchos fueron los presos e muchos los que mataron, Un día e dos noches siempre los alcanzaron; Después al tercero dia a Facinas se tornaron.   558      Buscaron por los muertos que espesos ahí yacían, Como estaban sangrientos aduro los conocían, Los cristianos finados que los soterrarían, Cada uno a sus lugares que se los llevarían.   559      Dice el Conde don Fernando, complido de bondades: Oid, amigos, non me semeja que en esto bien fagades; Desembargarvos de los muertos nada ahí non ganades; Meteredes grandes duelos en vuestras vecindades.   560      Los muertos a los vivos ¿por qué han de embargar? Por duelo non podremos a ninguno dellos tornar; Aquí hay una ermita que es un buen logar, Teníe yo por bien de ahi los soterrar.   561      Nunca podian yacer en lugar tan honrado, Yo mismo he el mi cuerpo allí encomendado, Mándome yo alli llevar cuando fuere finado, E alfi quiero facer un lugar mucho honrado.   562      Lo que dijo el Conde todos esto otorgaron; Los cristianos finados para ahi los llevaron, Muchos honradamente alli los soterraron; Cuando fueron soterrados, su camino tomaron. - XXII - Debates entre el Conde y el rey de León 563                                              Envió Sancho Ordoñez al buen Conde mandado                      Que querían facer Cortes, e que fuese priado, E que eran ayuntados todos los del reinado; Por él sólo tardaban, que non era ahi guiado.   564      Hobo ir a las Cortes, pero con gran pesar, Que era muy fiera cosa la mano le besar; Señor, Dios de los cielos, quiérasme ayudar, Que yo pueda a Castilla desta premia sacar.   565      El rey e sus barones muy bien le recebieron, Todos con el buen Conde muy grande gozo hobieron, Fasta en su posada todos con el Conde venieron, Entrante de la puerta todos se despedieron.   566      A chicos e a grandes de toda la cibdad Con la venida del Conde placía de voluntad, A la reina sola pesaba por verdad, Que había con él muy grande enemistad.   567      Habia en estas Cortes, muy gran pueblo sobejo, Después que el Conde vino, duróles poquillejo; Ca dióles el buen Conde mucho de buen consejo, Dellos en poridat, dellos por buen consejo.   568      Llevaba don Fernando un mudado azor, Non habia en Castilla otro tal nin mejor; Otrosi un caballo que fué de Almonzor; Habia de todo ello el rey muy gran sabor.   569      De gran sabor el rey de ello se llevar, Luego dijo el rey que lo quería comprar; Non lo vendo, gran señor, mandédes lo vos tomar; Vender non vos lo quiero, mas quiero vos lo dar.   570      El rey dijo al Conde que non se lo tomaría, Mas azor e caballo que se los compraría; Que de aquella moneda mil marcos le daría Por azor e caballo, si dárselos quería.   571      Aveniéronse ambos, ficieron su mercado, Puso cuando se lo diesen a dia señalado; Si el haber non fuese aquel dia pagado Siempre fuese cada dia al gallarin doblado.   572      Cartas por a. b. c. partidas ahi ficieron; Todos los juramentos alli los escribieron; En cabo de la carta los dos suscribieron E cuantos a esta merca delante estudieron.   573      Asaz habia el rey buen caballo comprado, Mas salióle a tres años muy caro el mercado; Con el haber de Francia nunca seria pagado, Por ahi perdió el rey Castilla su condado.   574      E ahi fueron todas las cartas desfechas e partidas, Las gentes castellanas fueron todas venidas, - XXIII - Matrimonio del Conde con Sancha de Navarra                                                                                                      575                                              E antes que él partiese, una dueña lozana,                      Reina de León, del rey don Sancho hermana, Prometióle al buen Conde, e fízole fiucia vana, Contecióle como al carnero que fué buscar la lana.   576      Demostróle el diablo el engaño aína, Porque finase la guerra le daría a su sobrina; Cometióle el casamiento el Conde a la reína, Sería el daño grande sin esta melecina.   577      E tovo el buen Conde que sería bien casado, Otorgóselo luego que lo faría de buen grado; Envió luego la reina a Navarra el mandado, Una carta bien ditada con un falso ditado.   578      Esta es la razón que la carta decia: De mi reina de León a ti el rey Garcia: Perdi al rey tu padre que yo gran bien quería, Si yo fuese rey como tu, ya avengado lo habría.   579      Hora tienes tiempo de vengar a mi hermano; Por este tal engaño cogerlo has en mano; Tomarás buen derecho de aquel Conde lozano, A vida non le dejes aquel fuerte castellano.   580      Cuando oyeron las gentes de aqueste casamiento, Todos teníen que era muy buen ayuntamiento, Que sería de la paz carrera e cimiento; Mas ordió otras redes el diablo ceniento.   581      Pusieron su lugar do a vistas veniesen; Tovieron por bien ambos que en Cirueña fuesen; De cada parte cinco caballeros adujesen; Fablarían e pornían lo que por bien toviesen.   582      Tomó Ferrán Gonzales cinco de sus varones, Todos de buen derecho e grandes infanzones, Muy grandes de linaje e esforzados varones.   583      Fueron para Cirueña asi como mandaron, Con el conde de Castilla sólo seis enviaron; El rey e los navarros la postura falsaron, En lugar de los seis mas de treinta llevaron.   584      Cuando vió don Fernando al rey así guarnido Entendió que le había del pleito fallescido; Creyéndome por palabra, yo mismo soy vendido. Santa María me val, ea yo soy confondido.   585      El Conde dió gran voz como si fuese atronido, Diz: debia ser agora el mundo destruido; Que lo que me dijo el monje en ello soy caido, Creyéndome por palabra yo mismo soy confondido.   586      Reptándose él mismo de la su mal andanza, Non pudiendo tomar nin escudo nin lanza, Fuyó a una ermita; allí fué su amparanza; De mañana fasta noche alli fué su moranza.   587      Fizo su escudero a guisa de leal; Vió una finiestra en medio del fastial; Vino para la ermita, metióse por el portal; Echóle sus espadas, que non pudo facer ál.   588      Aquestos escuderos que con el Conde fueron, Cuando a su señor acorrer non pudieron Todos en sus caballos aína se arrecogieron; Luego con el mandado a Castilla venieron.   589      Fué del rey don García la iglesia bien lidiada, Non la quiso dejar, magüer era sagrada; Non pudo de lo que quiso el rey recabar nada, Ca tenía el buen Conde la puerta bien cerrada.   590      El sol era ya bajo, que se quería tornar; Mandó el rey García al Conde preguntar Si se queria a presión o sobre homenaje dar, Que podría por solo aquesto la muerte escapar.   591      A salva fe jurando dióseles a presión, Pesó muy mucho a Dios fecho tan sin razón; Oyeron una voz como voz de pabón, Partióse el altar de somo fasta fondón.   592     Asi está hoy dia la iglesia partida Porque fué atal cosa en ella contescida; Bién cuido que durara fasta la fin complida, Ca non fué atal cosa que sea ascondida.

Poema de Fernán González (6)

- XXIV - Prisión del Conde por el monarca navarro 593                                              Fué luego don Fernando en los fierros metido,                      De gran pesar que hobo cayó amortecido, A cabo de una pieza tornó en su sentido; Dijo: Señor del mundo, ¿porqué me has fallido?   594      Señor Dios, si quiesieras que yo fuese aventurado, Que a mi los navarros me fallasen armado, Aquesto se ternía a mercede e agrado, E por esto me tengo de ti desamparado.   595      Si fueses en lacerías de mi rebtado, Nunca fiz porque fuese de ti desamparado; Morré de mala guisa, como home de mal fado; Si yo pesar te fice, bien debes ser vengado.   596      Dentro en Castroviejo al buen Conde metieron; Teniéndole fuerte saña, en gran presión te dieron; Como home sin mesura, mesura non te ficieron; A los vasallos del Conde dejarle non quisieron.   597      Dijo al rey Garcia el Conde su razón: Non has porqué tener ningunos en presión; Habrás por mi señero cuantos en Castilla son; Non les fagas ningún mal, que ellos sin culpa son.   598      Soltólos don Garcia, a Castilla venieron; Cuando los castellanos el mandado sopieron, Nunca tan mal mensaje castellanos oyeron; Por poco, de pesar de seso non salieron.   599      Ficieron muy gran duelo estonces por Castilla; Mucho vestido negro, rota mucha capilla, Rascadas muchas frentes, rota mucha mejilla; Tenia en corazón cada uno gran mancilla.   600      Lloraban e decían: somos homes sin ventura: Decían del Criador mucha fuerte majadura. Non quiere que salgamos de premia nin de ardura Mas que seamos siervos nos e nuestra natura.   601      Somos los castellanos contra Dios en gran saña; ¿Porqué nos quiere dar esta premia atamaña? Caímos en la ira de todos los de España, Tornada es Castilla a una pobre cabaña.   602      A otro non sabemos nuestra coíta decir Sinon al Criador que nos debe oir; Con el Conde coidábamos desta coíta salir, Hobiemos nos enantes en ella de venir.   603      Dejemos castellanos en su fuerte pesar, Ahi nos hemos luego en ellos a tornar; Ayuntáronse en uno por se aconsejar, Dejémosles ayuntados, bien nos debe membrar.   604      Tornémos en el Conde, do le habemos dejado; Era en Castroviejo, en la carcel echado, De gentes de Navarra era bien aguardado, Nunca fué home nado en presión mas coitado.   605      Habia en estas tierras la gente ya oido Que otro mejor de armas nunca fuera nascido; Teníase por mejor quien le había conoscido; Habie sabor de verle quien non le había vido.   606      Un conde muy honrado, que era de Lombardía, Vínole en corazón de ir en romería; Tomó de sus vasallos muy gran caballería; Para ir a Santiago metióse por su vía.   607      Aquel conde lombardo yendo por la carrera, Demandó por el conde que en cuales tierras era; Dijéronselo luego toda cosa certera, Sobre que fuera preso e sobre cuál manera.   608      Teniendo él por cierto todo aquel engaño, Cómo habían rescebido castellanos gran daño, Llevándole a vistas a fe e sin engaño, En ellas le prendieron bien habie un año.   609      Preguntó si podría por cualquier cosa le ver, Ca habia gran sabor de al Conde conoscer, Que viéndole podria alguna pro tener, Ca tal home non era para en carcel tener.   610      Fuese para Castroviejo; demandó por los porteros, Prometióles de les dar muchos de los dineros, Quel dejasen ver al Conde con solos dos caballeros.   611      Lleváronle al castillo; las puertas le abrieron; Los condes uno a otro muy bien se rescibieron; Entre ambos en su fabla gran pieza estovieron; La razón acabada, luego se despedieron.   612      Partiéronse entrambos, de los ojos llorando; Fincó en su presión el Conde don Fernando Estando en gran coíta, muchas coítas pasando, Que Dios dende le sacase todavía rogando.   613      Aquel conde lombardo cuando fué despedido, Al Conde castellano non le echó en olvido; Fuese para la infanta porque fuera contecido Como el Conde hobiera facer della marido.   614      Mostráronsela luego la fermosa doncella; Vióla tan apuesta que era maravilla; Fabló luego el Conde de poridat con ella; Dijo cómo había gran querella della.   615      Dueña, dijo el conde, eres muy sin ventura; Non hay mas malfadado en toda tu natura; De tí han castellanos todos fuerte rencura, Que les vino por ti este mal sin mesura.   616      Dueña sin piedat e sin buen conoscer, De facer bien o mal tu tienes el poder; Si al Conde non quieres de muerte estorcer, Haberse ha Castilla por tu culpa a perder.   617      Faces muy grand ayuda a los pueblos paganos Ca les quitaba este Conde a todos piés e manos; Quitas muy grand esfuerzo a todos los cristianos; Por ende andan los moros alegres e lozanos.   618      Eres, dueña, de prescio mucho menoscabada, Serás por este fecho de muchos denostada; Cuando fuere esta cosa por el mundo sonada Será toda esta culpa a ti luego echada.   619      Si tu con este Conde podieses ser casada, Tenerte habian las dueñas por bienaventurada; De todos los de España serías mucho honrada; Nunca fíciera dueña tan buena cabalgada.   620      Si eres de sentido, esto es lo mejor; Si tu nunca hobiste de caballero amor, Más debes amar a este que non a emperador; Non ha home en el mundo de sus armas mejor.   621      Despidióse el conde; con todo fué su via; Fué para Santiago, complió su romería; Envió la infanta esta mensajería Con una de sus dueñas que ella mucho quería. - XXV - El Conde sale de la prisión 622                                              Tornóse la mensajera luego con el mandado                      De la coíta del Conde que está en gran coidado; Vino con la respuesta a la infanta priado, Dijo como dejara al Conde muy lacerado.   623      De lo que me dijo el Conde hobe gran pesar, El quiso contra vos al Señor Dios querellar Que vos sola le queredes deste mundo sacar, E si vos lo quisiéredes, él podría escapar.   624      Ruegovoslo señora, por la fe que debedes, Que vayades al Conde e vos lo conortedes; Tal Conde como aqueste non lo desamparedes; Si muere de tal guisa gran pecado faredes.   625      Respondió a la dueña esa hora la infante: Bien vos digo criada, téngome por mal andante; De cuantos males pasa mucho soy dende pesante; Mas venirá sazón que le veré bien andante.   626      Quiero contra el Conde una cosa facer: Al su fuerte amor dejarme yo vencer; Quiérome aventurar e írmelo yo a ver; Todo mi corazón facerle he entender.   627      La infanta doña Sancha, de todo bien complida, Fué luego al castillo e fizo en él sobida; Cuando ella vió al Conde túvose por guarida. Señora, dijo el Conde ¿cómo es esta venida?   628      Buen conde, dijo ella, esto face buen amor, Que tuelle a las dueñas vergüenza e pavor, E olvidan los parientes por el entendedor; De lo que ellos se pagan tiénenlo por mejor.   629      Sodes por mi amor, conde, mucho lacerado; Onde nunca bien hobiestes sodes en gran cuidado; Conde: non vos quejedes e sed bien asegurado; Sacarvos he de aquí alegre e pagado.   630      Si vos luego agora de aqui salir queredes, Pleito homenaje en mi mano faredes Que por dueña en el mundo a mi non dejaredes; Conmigo bendiciones e misa prenderedes.   631      Si esto non facedes, en la carcel morredes; Como home sin consejo nunca de aquí saldredes; Vos, mezquino, pensatlo si buen seso habedes, Si vos por vuestra culpa atal dueña perdedes.   632      Cuando esto oyó el Conde tóvose por guarido: Dijo entre si: ¡Si fuese ya complido! Señora, dijo el Conde, por verdat vos lo digo, Seredes mi mujer e yo vuestro marido.   633      Quien desto vos falesciere sea de Dios falescido; Faléscale la vida como a falso descreído; Ruégovoslo, señora; en merced vos lo pido; Que de lo que fablastes non lo echedes en olvido.   634      El Conde don Fernando dijo una cosa fermosa; Si vos guisar podiéredes de facer esta cosa, Mientras vos visquiéredes nunca habré otra esposa; Si desto yo falesciere, faléscame la gloriosa.   635      Cuando todo aquesto hobieron afirmado Luego sacó la dueña al conde don Fernando; Diz: vayámosnos señor, que todo es aguisado; Del buen rey don Garcia non nos sea mesturado.   636      El camino francés hobieron a dejar, Tomaron a siniestra por un gran encinar; El Conde don Fernando non podía andar; Hóbolo ella un poco a cuestas a llevar.   637      Cuando se fué la noche, el dia quiere aparescer, En ante que ningún home los podiese ver Vieron un monte espeso, fuéronse ahí meter; Hobieron alli la noche atender.   638      Dejemos aqui a ellos en las matas estar; Veredes cuanta coíta les queria Dios dar; De un arcipreste malo, que iba a cazar, Vieron los podencos en el rastro entrar.   639      Fueron luego los canes a do yacían en la mata; El Conde et la dueña fueron en gran arrebata; El arcipreste malo, cuando vió la barata, Plúgole mas que si ganase a Acre e Amiata.   640      Ansi como los vió comenzó de decir; Dijo: doños traidores, nos vos podedes ir, Del buen rey don Garcia non podredes foir; Amos a dos habredes mala muerte morir.   641      Dijo el Conde al arcipreste: por Dios, sea tu bondat Que nos quieras a entrambos tener aquesta poridat; En medio de Castilla darte he una cibdat, De guisa que la hayas siempre por eredat.   642      El falso descreído, lleno de crueldat, Mas que si fuesen canes non hobo piedat; Conde: si tu quieres que sea poridat, Déjame con la dueña complir mi voluntat.   643      La dueña fué artera escontra el coronado: Arcipreste ¿qué quieres? Yo lo faré de grado; Por ende non nos perderemos ambos en el condado, Mas vale que ayunemos todos tres el pecado.   644      Cuando vió don Fernando cosa tan desaguisada, Non sería mas quejado si le diesen una lanzada; Por Dios, dijo el Conde, pides cosa desaguisada, Por poco de trabajo demandas gran soldada.   645      Díjole luego la dueña: pensat vos de despojar, Haberos ha el Conde los paños de guardar; Porque él non vea atan fuerte pesar Plégavos, arcipreste, de aqui vos apartar.   646      Cuando el arcipreste hobo aquesto oido, Hobo gran alegría e tóvose por guarido; Vergüenza non habia el falso descreido; Confonder cuidó a otro, mas él fué confondido.   647      Hobiéronse entrambos ya cuanto de apartar, Cuidárase la cosa él luego de acabar, Hóbose el arcipreste con ella de trabar, Con sus brazos abiertos íbasela abrazar.   648      La infanta doña Sancha, dueña tan mesurada, Nunca home non vió dueña tan esforzada; Tomólo por la barba, dióle una gran tirada, Dijo: don falso traidor, de ti seré vengada.   649      El Conde a la dueña non podía ayudar Ca tenía grandes fierros e non podia andar. Su cuchillo en la mano hobo a ella llegar, Hobiéronle entrambos al traidor de matar.   650      Cuando de tal manera morió el traidor, Nunca merced le quiera haber el Criador, La mula e los paños e el mudado azor Quiso Dios que hobiesen mas honrado Señor.   651      Tovieron todo el dia la mula arrendada; El dia fué salido, la noche homillada; Cuando vieron que era la noche aquedada Moviéronse andar por medio la calzada. - XXVI - Entra en Castilla con su esposa Sancha 652                                              Dejemos aquí a ellos entrados en la carrera                      Por llegar a Castilla, que muy cerca era; Diré de los castellanos, gente fuerte e ligera, Avenir non se podían por ninguna manera.   653      Los unos querien uno, los otros querien ál; Como homes sin cabdillo aveníense muy mal; Fabló Nuño Lainez, de seso natural, Buen caballero de armas e al señor leal.   654      Comenzó su razón muy fuerte e oscura: Fagamos señor de una piedra dura Semejante al buen Conde e desa mesma fechura; Sobre aquella piedra fagamos todos la jura.   655      Ansi como al Conde las manos le besemos; Pongámosla en un carro; ante nos la llevemos; Por amor del buen Conde por señor la tengamos; Pleito e homenaje todos a ella fagamos.   656      Si ella non fuire, nos nunca fuyamos; Sin el Conde a Castilla jamás nunca vengamos; El que antes tornare, por traidor le tengamos; La seña de Castilla en la mano le pongamos.   657      Si el Conde es fuerte, fuerte Señor llevamos; El Conde de Castilla nos a buscarle vayamos; Allá finquemos todos o él acá le traigamos; Tardando aquesta cosa, mucho nos menoscabamos.   658      Al Conde de Castilla muy fuerte honra le damos; El puja de cada dia, e nos menoscabamos; Semeja quél lidia, e nos nunca lidiamos; Don Jesucristo nos perdone que atanto nos pecamos.   659      Que veamos qué prescio damos a un caballero; Nosotros somos más de trescientos, e él solo señero, E sin él non facemos valía de un dinero; Pierde hombre buen prescio con poco de mijero.   660      Cuando Nuño Laíno acabó su razón, A chicos e grandes plugo de corazón; Respondiéronle luego mucho buén corazón: Todos lo otorgamos, que es con gran razón.   661      Ficieron su imagen, como antes dicho era, A figura del Conde, desa misma manera; Pusiéronla en un carro, de muy fuerte madera; Sobido en el carro, entraron en la carrera.   662      Todos, chicos e grandes, a la piedra juraron Como a su señor; ansi la aguardaron; Para ir a Navarra el camino tomaron; En el primer dia a Arlanzón llegaron.   663      E dende a otro dia esa buena compaña, Su señor mucho honrado, su seña mucho estraña, Pasaron Montes de Oca, una fiera montaña, Solía ser de los buenos e de los grandes de España.   664      Caballeros castellanos, compaña muy lacerada, Fueron a Bilforado a facer otra albergada; Cuál a Dios demandaron hobieron atal posada; Moviéronse otro dia cuanto al alborada.   665      Enantes que hobiesen una legua andado, Salida fué la noche e el dia aclarado; El Conde con su dueña venia mucho lacerado; Cuando vió la seña muy mal fué desmayado.   666      La dueña la vió antes e hobo gran pavor; Dijo luego la dueña: ¿qué faremos, señor? Veo una gran seña, non sé de qué color; O es la de mi hermano, o del moro Almozor.   667      Fueron en fuerte queja, non sabían qué ficiesen; Non víen montaña do meter se pudiesen; Non sabían con la queja qué consejo prendiesen Ca non víen logar do guarida hobiesen.   668      Eran en fuerte queja, que nunca fueron en tamaña; Quisieran si podieran alzarse a la montaña, Que se asconderían siquiera en una cabaña; Mas catando la seña, mesuraron la compaña.   669      Conosció en las armas cómo eran cristianos; Non eran de Navarra, nin eran de paganos; Conosció cómo eran de pueblos castellanos, Que iban su señor sacar de agenas manos.   670      Dueña, dijo el Conde, non dedes por ende nada; Será la vuestra mano de ellos todos besada; La seña e la gente que vos vedes armada, Aquella es mi seña, ellos mi mesnada.   671      Hoy vos faré señora de pueblos castellanos; Serán todos conbusco alegres e lozanos; Todos, chicos e grandes, besarvos han las manos; Darvos he en Castilla fortalezas e llanos.   672      La dueña que estaba triste e desmayada, Fué con aquestas nuevas alegre e pagada; Cuando vió que era a Castilla llegada, Dióle gracias a Dios que le había bien guiada.   673      Antes quel su pueblo al Conde fuese llegado, Fué adelante un caballero e sopo este mandado Cómo venía el Conde bien alegre e pagado, Que traía la infanta e que venía muy cansado. Tornóse al pueblo, al pueblo castellano, Díjoles como venia don Fernando alegre e pagado.   674      Las gentes castellanas cuando aquesto oyeron Que venia su señor e por cierto lo tovieron, Nunca tamaño gozo castellanos hobieron; Todos con alegria a Dios lo gradescieron.   675      Tanto habian de gran gozo, que creer no lo quisieron; Diéronse a correr cuanto de recio pudieron; Enantes que llegasen, al Conde conoscieron; Allegaron a él; en brazos le cogieron.   676      Fueron besarle las manos todos a su señora Diciendo: Somos ricos castellanos agora; Infanta doña Sancha, nasciestes en buena hora, Por ende vos rescibimos todos por señora.   677      Feciéstes nos merced, nunca otra tal viemos; Cuanto bien nos feciéstes contar non lo sabriemos; Si non fuera por vos, cobrad non lo podiéramos.   678      Sacastes a Castilla de gran cabtividat; Feciéstes gran merced a nuestra cristiandat; Ficiéstes mucho pesar a los moros, esto es verdat; Todo esto vos gradezca el rey de magestat.   679      Todos e ella con ellos con gran gozo lloraban; Teníen que eran muertos e que resuscitaban; Al rey de los Cielos bendecían e laudaban; El llanto que facían en gran gozo tornaban.   680      Llegaron de venida todos a Bilforado, Aquesta villa era en cabo del condado; Un ferrero muy bueno demandaron priado; El Conde don Fernando de fierros fué sacado.   681      Fuéronse para Burgos cuando ir se podieron; Luego que alli llegaron grandes bodas fecieron; Non alongaron plazo, bendiciones prendieron; Todos, grandes e chicos, muy gran gozo hobieron.   682      Alanzaban en los tablados todos caballeros; A tablas e escaques jugan los escuderos; De otra parte mataban los toros los monteros; Habia ahi muchos cítulas e muchos violeros.   683      Dos bodas, que non una, castellanos facían; Facían muy grand gozo, que mayor non podían; La una por su señor que cobrado lo habían; La otra porque entrambos bendiciones prendían.

Poema de Fernán González (7)

- XXVII - Nueva guerra contra Navarra 684                                              Enantes que hobiesen las bodas acabadas,                      Non habia ocho dias que eran escomenzadas, Fueron a don Fernando otras nuevas llegadas Que venia rey Garcia con muy grandes mesnadas.   685      Mandó luego el Conde a sus gentes guarnir; Cuando fueron guarnidos saliólo a rescebir; A cabo del condado hobieron de salir; Hobieron en el pleito todos a departir.   686      Las faces fueron paradas tan priado Cual era su menester; habíalo bien usado; El rey de los navarros estaba bien aguisado; Comenzaron entrambos un torneo pesado.   687      Segund nos lo leemos e dicelo la leyenda, Estovo bien medio dia en peso la facienda; Cansados eran todos e fartos de contienda; Tomaron áhi por poco los navarros imienda.   688      Llevaron los navarros del campo gran partida: Muchos de castellanos perdieron ahi la vida; De dardos e de lanzas facían mucha ferida; Hobo en poca de hora mucha sangrue vertida.   689      Cuando vió don Fernando castellanos movidos, Viólos estar cansados e todos retraídos, Fueron de sus palabras fuertemente reprendidos, Por nos pierden hoy siglo los por nascer e nascidos.   690      Magüer que vos querades asi ser tan fallidos, Facervos he ser buenos a fuerza e amidos; Si yo aqui finare, vos non querríedes ser nascidos, Ca seríades por ello traidores conoscidos.   691      El sosaño del Conde non quesieron sofrir; Dijeron: mas queremos todos aqui morir Que don Fernán Gonzalez esto nos fer oir; Los que nunca falliemos, non queremos agora fallir.   692      Tornaron en el campo, pensaron de ferir; Como homes que non han cobdicia de foir Facían muchos caballos sin señores salir; Podrían a grand mijero bien los golpes oir.   693      El Conde orgulloso, de corazón lozano, Vió a su cuñado en medio de un llano; Púsose contra él la lanza sobre mano; Díjole: pártese el campo por nos ambos, hermano.   694      Eran uno e otro enemigos sabudos, Fuéronse a ferir entrambos muy sañudos; Las lanzas abajadas, los pendones tendudos; Diéronse grandes golpes luego en los escudos.   695      Ferrió al rey Garcia el señor de Castilla, Atamaña fué la ferrida que cayó de la silla; Metióle toda la lanza por medio la tetilla, Que fuera de la espalda paresció la cochilla.   696      Don Fernando por fuerza hobo al rey a prender, El pueblo de Navarra non le pudo defender; Hobiéronle a Burgos, a esa cibdat de traer; Mandóle luego el Conde en los fierros meter.   697      Doce meses complidos en fierros le tovieron; La presión fué atan mala que peor non podieron: Por ningunas rehenes nunca darle quisieron; Non era maravilla que negra se la ficieron.   698      Tóvolo la condesa esto por desaguisado, Por ser ella muger del Conde don Fernando E tener ella a su hermano cabtivo e lacerado, El que era atan buen rey e tan rico reinado.   699      Fabló con castellanos en aquesa sazón, Dijo pocas palabras e muy buena razón: Saquemos, castellanos, al rey de presión Porque hoy los navarros de mi quejados son.   700      Yo saqué de presión al conde don Fernando, ¿Porqué es él agora contra mi tan villano? - XXVIII - El Conde vence a los moros de Córdoba 701                                              Cuando hobieron los moros desto sabiduría,                      Como era ahi el Conde con gran caballería, El rey de Córdoba luego en ese dia Descercó la cibdat e fuese él su vía.   702      Levantóse de allí, a Safagún fué a cercar, Comenzó toda Campos de correr e de robar; Hobieron estas nuevas al Conde de llegar, Con todas sus compañas pensó de cabalgar.   703      Compañas de León, caballeros de prestar, Salieron con el Conde, queriendo aguardar; Non quísolo el buen Conde, e mandólos tornar; Hobieron los leoneses desto fuerte pesar.   704      El Conde don Fernando con toda su mesnada Vino a Safagunt e fallóla cercada; Dióles un gran torneo, una lid presurada; Fué luego en este dia la villa descercada.   705      Habían a toda Campos corrido e robado; Llevaban de cristianos grand pueblo cabtivado, De vacas e de yeguas e de otro ganado; Tanto llevaban dello que non seria contado.   706      Grandes eran los llantos, grandes eran los duelos; Iban los padres presos, los fijos e los abuelos; Mataban a las madres, los fijos en los brazuelos; Daban a los padres con los sus fijuelos.   707      Iban con muy grand robo alegres e pagados; Non podían andar, que iban muy cansados; Hóbolos el buen Conde aína alcanzados; Fueron con su venida todos mal espantados.   708      Ferrió luego entre ellos; non les dió ningún vagar, Como águila fambrienta que se queria cebar; Cuando oyeron los moros a Castilla nombrar Quisieran si podieran en Córdoba estar.   709      Dejaron ahi la prea toda, áun a su mal grado; Quien mejor fuir podía teníese por bienaventurado; El rey de cordobeses fincó ende en mal fado; Bendicie a Mafornat cuando dende fué escapado.   710      El Conde don Fernando, de ardides cimento, Señor de buenas mañas e de buen enseñamiento, En los pueblos paganos fízo grand escarmiento, Falló e mató dellos a todo su talento.   711      Los que él habie muerto non los podie tornar, Non dejó de la prea ningún cosa levar, Mandó ir a los cabtivos todos a su logar, Decíen: Fernán Gonzalez, déjete Dios regnar. - XXIX - El Conde independiza a Castilla 712                                              El Conde don Fernando con toda su mesnada,                      Cuando hobo el robo a sus casas tornada, Por verdat habia fecho muy buena cabalgada, A León el buen Conde luego fizo tornada.   713      Falló los leoneses sañudos e pagados Porque con él non fueran; fallóles despagados; Los unos e los otros fueron mal denostados; Coidaban sin duda regnar ahi los pecados.   714      Reyna de León, de Navarra natural, Era de castellanos enemiga mortal; Matáranle el hermano; queríeles gran mal; De buscarles la muerte nunca pensaba ál.   715      Quería a los castellanos de grado deshonrar, Quería si se le ficiese su hermano vengar, Non la debie por ende ningún home rencar.   716      Era de ambas las partes la cosa encendida: Sópolo la reina; tóvose por guarida; Ahi había el diablo gran tela ordida; Mas fué por el buen rey la pelea partida.   717      Leoneses e castellanos fueron mal denostados; Fincaron unos de otros todos desafiados; Fueron los castellanos a sus tierras tornados; Non fueron por dos años a las Cortes llamados.   718      Envió el buen Conde a León mensajeros Que rogaban al rey que le diese sus dineros; Dijo el rey don Sancho: allá son mis porteros; De como allegaren darle hemos los primeros.   719     Tornáronse al Conde, dijéronle el mandado Que decia el rey que los daría de grado, Mas que non era el su pecho allegado, Por tanto se le había su haber retardado.   720      Al Conde mucho plogo porque atanto retardaba; Entendió que habrie lo que él codibciaba; Porque tanto tardaba el Conde ahi ganaba, Placióle de voluntad del plazo que pasaba.   721      El buen rey Sancho Ordoñez dióse muy grand vagar, Hobo después del plazo tres años a pasar; Hobo en este comedio otro tanto de pujar, Todos los de Uropa non lo podrían pagar.   722      Dejemos a Sancho Ordoñez en aqueste lugar, Envió sus dineros al buen Conde pagar; El Conde don Fernando non los quiso tomar, Hobo en este pleito la cosa adelantar. - XXX - Nueva guerra con Navarra 723                                              Dejemos todo aquesto; en Navarra tornemos;                      Aun de los navarros partir non nos podemos; Allá do lo dejamos, asi como leemos, En Castilla tornemos, allá lo empecemos.   724      El rey de los navarros en las Cortes estando, A todas sus compañas muy fuerte se quejando Del mal que le ficiera el Conde don Fernando.   725      Díjoles que tal cosa non la quería endurar De un condecillo malo tantos daños tomar; Que con él non queria otramente pleitear, Mas que quería morir o se quería vengar.   726      Movióse de Estella con todo su poder, Vino para Castilla, comenzóla a correr; Esa hora hobo el Conde contra León de mover; Non quedó en la tierra quien la pudiese defender.   727      Corrió toda Burueba e toda Piedralada; Corrió los Montes de Oca, buena tierra probada; Corrió Río de Obierna, de pan bien abastada, A las puertas de Burgos ahí fizo su albergada.   728      Quisiera si podiera a la condesa llevar, Por amor que podiese al Conde deshonrar; La condesa fue... e súpose bien guardar.   729      Cuando hobo el rey García el condado robado, Levaron muy mucha prea e mucho ganado, Con muy fuerte ganancia tornóse a su reinado, Mas fué a poco tiempo caramente comprado.   730      Cuando fué don Fernando a Castilla tornado Falló el su condado corrido e robado, De ganados e de homes falló mucho llevado.   731      Envióle don Fernando luego a desafiar Que si lo que llevara non lo quisiese tornar, Que iría a Navarra sus ganados buscar E verie quien habie de gelo amparar.   732      Cuando al rey Garcia llegó el caballero, Recabdó su mandado como buen mensajero: Dijo que non le daria valia de un dinero; De lo ál que le decía, que era bien placentero.   733      El uno nin el otro atardar non lo quisieron; Yuntaron sus poderes cuanto de recio pudieron; Cada uno de su parte grandes gentes adujeron; El rey e don Fernando a buscar se andovieron.   734      Ayuntáronse en uno en un fuerte vallejo, Buen lugar para caza de liebres e conejo, Cogen ahi mucha grana con que tiñen bermejo; Al pie le pasa Ebro mucho irado e sobejo.   735      Valpirre le dicen, todos ansi le llamaron, Do el rey e el Conde ambos se ayuntaron; El uno contra el otro ambos enderezaron, E la lid campal alli la escomenzaron.   736      Non podria mas fuerte nin más braba seer, Ca allí les iba todo: levantar o caer; El nin el rey podria ninguno mas facer; Los unos e los otros facian todo su poder.   737      Muy grande fué la facienda e mucho mas el roido; Daria el home grandes voces e non sería oido; El que oido fuese sería como grande tronido, Non podria oir voces nin un gran apellido.   738      Grandes eran los golpes, mayores non podian, Los unos e los otros todos su poder facían; Muchos caían en tierra que nunca se ercían, De sangre los arroyos mucha tierra cobrían.   739      Asaz eran navarros caballeros esforzados, Que en cualquier lugar serían buenos probados; Homes son de gran cuenta, de corazón lozanos, Mas eran con el Conde todos desventurados.   740      Quiso Dios al buen Conde esta gracia facer, Que moros nin cristianos non le podían vencer.


MadeinCova: Productos hechos en Covarrubias

Hoy es sábado
21 de julio de 2018

Publicidad en arlanza.com

Anunciate en arlanza.com

Clic para crear ahora tu anuncio.

Sitios recomendados

Hotel en Burgos. Hotel Rice

Casa rural en Covarrubias. Palacio Yasmin

Empresa de Ingeniería. Sistema TGI

Restaurante Pensión en Covarrubias. Casa Galín

Capilla de San Olav
. Covarrubias

Clínica dental en Burgos. FGA

Arlanza.com en facebook

Visita nuestro Facebook



El uso de fotografías y textos publicados en este sitio web, debe ser autorizado por su autor.
Un proyecto de territoriorural.es
desarrollado por menosdiez.com

RSS