ES · EN · FR · NO · DE · by Google

Muestra cabecera
La Casa de la Madera, en Revenga
Organiza tu viaje

Restaurantes, alojamientos, información práctica, transporte, horarios de visitas.

¿Sabes donde ir?

Zonas de montaña, bosques de robles, profundos cañones de roca caliza, fértiles vegas junto al río Arlanza...

¿Qué quieres hacer?

Turismo cultural, turismo enológico, dar paseos, disfrutar de la Naturaleza, gastronomía...


Romance de los Siete Infantes de Lara

La leyenda de los Siete Infantes de Lara es algo propio de nuestra tierra, por eso os la ofrecemos aquí, para que quien quiera, disfrute y conozca un poco más de nuestra historia.



Estudio sobre la realidad histórica de la Leyenda de los Siete Infantes de Lara

Esta leyenda de los Siete Infantes de Salas, que luego la literatura hizo de Lara, tiene como base un antiguo Cantar de Gesta del siglo XI, del que recogió los datos el relato de la Crónica General de Alfonso X. No hay duda que los hechos que relata tienen fundamento histórico en el marco y circunstancias históricas en que vivió el condado castellano durante los años de Garci Fernández, del 975 al 995. En los últimos años el condado castellano estaba prácticamente en una guerra civil entre los partidarios de Garci Fernández y la lucha con los moros, y los partidarios de Sancho, hijo de Garci Femández, y el acuerdo con Almanzor. Al parecer, la esposa del conde Garci Fernández, una princesa de origen franco llamada Ava, había entablado negociaciones con Almanzor para sustituir, al frente del gobierno condal, a su marido por su hijo, Sancho García. Pese a que los datos de dicha trama están preferentemente basados en textos literarios (como la Leyenda de los Siete Infantes de Lara o el Romance de la Condesa Traidora), lo cierto es que existen indicios de que al menos los condados de Lantarón y Cerezo, así como parte de la comarca de la Bureba, no apoyaron al conde Garci Fernández en su última batalla contra Almanzor, acontecida en el año 995 y en la que el conde encontró la muerte. Así pues, existe cierta duda acerca de una posible intervención de Almanzor en la subida al trono condal de Sancho García, puesto que su política con respecto a los reinos del norte siempre estuvo basada en alentar las disensiones internas. En estas intrigas y banderías podemos imaginar a Gonzalo Gustios como aliado importante de Garci Fernández y a Ruy Velázquez como aliado de Sancho y Almanzor. En estas traiciones tambien algunos "cantares" ponen a la Condesa Doña Ava, "la Condesa traidora", queriéndola casar con Almanzor. Son datos ciertos que el infante Don Sancho estaba muy arabizado; que un hijo de Almanzor se refugió en la corte de Garci Fernández y que luego no le quedó más remedio que entregarlo en el año 990, y Almanzor, pese a lo prometido, lo decapitó en Medinaceli; que a partir de esa fecha se da la rebelión de Sancho contra su padre; que sobre el año 992 o 993 estaba Sancho en Córdoba tramando contra Garci Fernández; que los valles del Arlanza y Arlanzón estaban con el padre y Castilla la Vieja con el hijo; que en 994 hay una incursión de moros hasta Barbadillo del Mercado; ¿ Por qué un interés tan preciso en Barbadillo?, ¿ se lo habria quitado antes Garci Fernández al traidor aliado de los moros, Ruy Velázquez ?; que, por fin, el 18 de mayo del año 995 entre Langa y Alcozar cayó herido y hecho prisionero Garci Fernández; llevado a Medinaceli, murió al poco tiempo. Pero a partir de esta fecha el Conde Sancho se vuelve contra su aliado moro Almanzor y el año 1002 lo vence definitivamente junto a la Peña Cervera. Esta es la historia de este pequeño rincón castellano de hace mil años.

Los Siete Infantes de Lara (Romance 1º)

Síguese la historia de los Siete Infantes de Lara, de cómo fueron traicionados y muertos por su tío Rodrigo Velázquez ,en los tiempos en que el conde Garci Fernández veía a Castilla amenazada por las vencedoras campañas del moro Almanzor; y cuenta también cómo la muerte de los infantes fue después vengada por Mudarra González. Es una historia lastimera. De un pequeño agravio se levanta gran discordia, mortal enemiga y una fiera venganza; la venganza alimenta largos odios que envejecen en el corazón; los odios viejos engendran nueva vida, y la nueva generación crece para el odio y para la venganza. Primer Romance Cuenta las bodas de doña Lambra de Bureba, y cómo, durante las fiestas, empezó gran enemistad en la familia de los de Lara Ya se salen de Castilla castellanos con gran saña, van a combatir los muros de la vieja Calatrava; derribaron tres pedazos por partes de Guadiana; por uno entran los cristianos, por dos los moros escapan, maldiciendo de Mahoma y de su secta malvada, por unas sierras arriba grandes alaridos daban. ¡Ay Dios, qué buen caballero fue allí Rodrigo de Lara, que mató cinco mil moros con trescientos que llevaba! Si aquéste muriera entonces, ¡qué gran fama que dejara! No matara a sus sobrinos, los siete infantes de Lara, ni vendiera sus cabezas al moro que las llevaba. ¡Bien peleó en aquel día Ruy Velázquez el de Lara, ganó un escaño de oro con rica tienda de Arabia; al conde Garci Fernández se la envía presentada, que le trate casamiento con la linda doña Lambra. Ya se conciertan las bodas, ¡ay Dios, en hora menguada!, doña Lambra de Bureba con don Rodrigo de Lara. Las bodas fueron en Burgos, las tornabodas en Salas; en bodas y tornabodas pasaron siete semanas: las bodas fueron muy buenas, mas las tornabodas malas. Ya convidan por Castilla, por León y por Navarra; tantas vienen de las gentes, no caben en las posadas; y aún faltaban por venir los siete infantes de Lara. ¡Helos, helos por do vienen, por aquella vega llana! Sálelos a recibir la su madre doña Sancha; ellos le besan las manos, ella a ellos en la cara: —¡Huelgo de veros a todos, que ninguno no faltaba, y más a vos, Gonzalvico, prenda que yo más amaba! Tornad a cabalgar, hijos, y tomedes vuestras armas, allá iredes a posar al barrio de Cantarranas. Por Dios os ruego, mis hijos, no salgades a las plazas, porque las gentes son muchas, trábanse malas palabras. Ya cabalgan los infantes y se van a sus posadas; hallaron las mesas puestas, mucha vianda aparejada; después que hubieron comido, siéntanse a jugar las tablas. En el arenal del río, esa linda doña Lambra, con muy grande fantasía, altos tablados armara; tiran unos, tiran otros, ninguno bien bohordaba. Allí salió un hijodalgo de Bureba la preciada; caballero en un caballo y en la su mano una vara arremete su caballo, al tablado la tirara, voceando: —¡Amad, señoras cada cual como es amada!, que más vale un caballero de Bureba la preciada, que no siete ni setenta de los de la flor de Lara. Doña Lambra que lo oyera, en mucho se holgara: ¡oh, maldita sea la dama que su cuerpo te negara; si yo casada no fuera, el mío te lo entregaba! Oidolo ha doña Sancha, responde muy apenada: —Calléis, Alambra, calléis, no digáis tales palabras, porque aun hoy os desposaron con don Rodrigo de Lara. —Más calléis vos, doña Sancha, que tenéis por qué callar, que paristeis siete hijos como puerca en cenagal. Todo lo oye un caballero que a los infantes criara; llorando de los sus ojos, con angustia y mortal rabia se fue para los palacios do los infantes estaban; unos juegan a los dados, otros juegan a las tablas. Aparte está Gonzalvico, de pechos a una baranda: —¿Cómo venís triste, ayo? Decid, ¿quién os enojara? Tanto le rogó Gonzalo, que el ayo se lo contara. —Mas mucho os ruego, mi hijo, que no salgáis a la plaza. No lo quiso hacer Gonzalo, mas su caballo demanda; llega a la plaza al galope, pedido había una vara, y vido estar el tablado que nadie lo derribara; alzóse en las estriberas, con él en el suelo daba. Desque lo hubo derribado, desta manera hablara: —Amad, amad, damas ruines, cada cual como es amada, que más vale un caballero de los de la flor de Lara, que cuarenta ni cincuenta de Bureba la preciada. Doña Lambra, que esto oyera, bajóse muy enojada, sin esperar a los suyos se saliera de la plaza; fuése para los palacios donde don Rodrigo estaba; en entrando por las puertas a voces se querellaba: —Quéjome a vos, don Rodrigo, viuda me puedo llamar! ¡Mal me quieren en Castilla los que me habían de guardar! Los hijos de doña Sancha mal abaldonado me han: que me cortarían las faldas por vergonzoso lugar, me ponían rueca en cinta y me la harían hilar, y cebarían sus halcones dentro de mi palomar. Si desto no me vengáis, yo mora me iré a tomar, y a ese buen rey Almanzor tengo de irme a querellar. —Calledes, la mi señora, vos no digades atal. De los infantes de Lara bien os pienso de vengar; tela les tengo ya urdida, presto se la he de tramar; nacidos y por nacer dello por siempre hablarán. Bien urdió Ruy Velázquez de Lara gran traición contra todos sus parientes, y la tramó con falsedad y mentira. Envió a su cuñado don Gonzalo Gustios, padre de los siete infantes, a Córdoba con una carta engañosa escrita en arábigo, para que allá Almanzor lo hiciese morir, y para que enviase su capitán Alicante, con gran hueste, al campo de Almenar, donde llevará Ruy Velázquez a los siete infantes a fin de que sean muertos por los moros.

Los Siete Infantes de Lara (Romance 2º)

Segundo Romance Es de como los infantes de Lara se despidieron de su madre y vieron malos agüeros. En las sierras de Altamira, que dicen del Arabiana, aguardaba don Rodrigo a los hijos de su hermana: no se tardan los infantes y el traidor mal se quejaba; grande jura estaba haciendo sobre la cruz de su espada, quien detiene a los infantes él le sacaría el alma. Deteníalos su ayo, muy buen consejo les daba, el viejo Nuño Salido, el que los agüeros cata. Ya todos aconsejados, con ellos él caminaba; con ellos va la su madre una muy larga jornada: ¡Adiós, adiós, los mis hijos, presta sea vuestra tornada! Ya se parten de la madre; en Canicosa el pinar agüeros contrarios vieron que no son para pasar: encima de un seco pino una aguililla caudal, mal la aquejaba de muerte el traidor del gavilán. Vido el agüero don Nuño: —Salimos por nuestro mal, siete celadas de moros aguardándonos están. Por Dios os ruego, señores, el río no heis de pasar, que aquel que el río pasare a Salas no volverá. Respondióle Gonzalvico con ánimo singular, era menor en los días, mas muy fuerte en pelear: —No digas eso, mi ayo, que allá hemos de llegar. Dio de espuelas al caballo, el río fuera pasar.

Los Siete Infantes de Lara (Romance 3º)

Tercer Romance De cómo se empezó la batalla con los moros Saliendo de Canicosa por el val del Arabiana, donde don Rodrigo espera los hijos de la su hermana, por el campo de Almenar ven venir muy gran compaña, muchas armas reluciendo, mucha adarga bien labrada, mucho caballo ligero, mucha lanza relumbraba, mucho pendón y bandera por los aires revolaba. Alá traen por apellido, a Mahoma a voces llaman; tan altos daban los gritos, que los campos retemblaban: —¡Mueran, mueran —van diciendo— los siete infantes de Lara! ¡Venguemos a don Rodrigo, pues que tiene de ellos saña. Allí está Nuño Salido, el ayo que los criara, como ve la gran morisca desta manera les habla: —¡Oh los mis amados hijos, quién vivo ya no se hallara por no ver tan gran dolor como agora se esperaba! ¡Ciertamente nuestra muerte está bien aparejada! No podemos escapar de tanta gente pagana; vendamos bien nuestros cuerpos y miremos por las almas; no nos pese de la muerte, pues irá bien empleada. Como los moros se acercan, a cada uno por sí abraza; cuando llega a Gonzalvico, en la cara le besaba: —¡Hijo Gonzalo González, de lo que más me pesaba es de lo que sentirá vuestra madre doña Sancha; érades su claro espejo, más que a todos os amaba! En esto llegan los moros traban con ellos batalla; espesos caen como lluvia sobre la gente cristiana; los infantes los reciben con sus adargas y lanzas, "¡Santiago, cierra, Santiago!", a grandes voces llamaban. Muy cruda es la batalla, y don Rodrigo, apartado con su gente, se negaba a entrar en ella; ya los siete hermanos, de cansados, apenas pueden levantar las armas. Hasta ese moro Alicante, condolido de verlos defenderse en tal angostura, les da una tregua, los acoge en su tienda y les repara con viandas y bebida. Mas Rodrigo, el traidor contra su sangre, se acerca allí para recriminar al moro aquella piedad que había de enojar muy mal a Almanzor. Los moros tienen que volver al campo a los siete Infantes, y peleando con ellos en desigual y porfiada batalla, les van dando muerte en presencia de Ruy Velázquez.


Los Siete Infantes de Lara (Romance 4º)

ROMANCE CUARTO Del gran llanto que don Gonzalo Gustios hizo allá en Córdoba Pártese el moro Alicante víspera de San Cebrián; ocho cabezas llevaba, todas de hombres de alta sangre. Sábelo el rey Almanzor, a recibírselo sale; aunque perdió muchos moros, piensa en esto bien ganar. Mandara hacer un tablado para mejor los mirar; mandó traer un cristiano que estaba en captividad; como ante sí lo trujeron, empezóle de hablar: díjole: —Gonzalo Gustios, mira quién conocerás; que lidiaron mis poderes en el campo de Almenar, sacaron ocho cabezas, todas son de gran linaje. Respondió Gonzalo Gustios: —Presto os diré la verdad. Y limpiándoles la sangre asaz se fuera a turbar; dijo llorando agramente: —¡Conózcolas por mi mal! La una es de mi carillo; las otras me duelen más, de los infantes de Lara son, mis hijos naturales. Así razona con ellas como si vivos hablasen: —¡Sálveos Dios, Nuño Salido, el mi compadre leal!, ¿adónde son los mis hijos que yo os quise encomendar? Mas perdonadme, compadre, no he por qué os demandar, muerto sois como buen ayo, como hombre muy de fiar. Tomara otra cabeza, del hijo mayor de edad: —¡Oh hijo Diego González, hombre de muy gran bondad, del conde Garci Fernández alférez el principal, a vos amaba yo mucho, que me habíades de heredar! Alimpiándola con lágrimas volviérala a su lugar. Y toma la del segundo, don Martín que se llamaba: —¡Dios os perdone, el mi hijo, hijo que mucho preciaba; jugador de tablas erais el mejor de toda España; mesurado caballero, muy bien hablabais en plaza! Y dejándola llorando, la del tercero tomaba: —¡Hijo don Suero González, todo el mundo os estimaba;. un rey os tuviera en mucho sólo para la su caza! Ruy Velázquez, vuestro tío, malas bodas os depara; a vos os llevó a la muerte, a mí en cautivo dejaba! Y tomando la del cuarto, lasarnente la miraba: —¡Oh hijo Fernán González (nombre del mejor de España, del buen conde de Castilla aquel que vos baptizara), matador de oso y de puerco, amigo de gran compaña; nunca con gente de poco os vieran en alianza! Tomó la de Ruy González, al corazón la abrazaba: —¡Hijo mío, hijo mío, quién como vos se hallara; gran caballero esforzado, muy buen bracero a ventaja; vuestro tío Ruy Velázquez tristes bodas ordenara! Y tomando otra cabeza, los cabellos se mesaba: —¡Oh hijo Gustios González, habíades buenas mañas, no dijérades mentira ni por oro ni por plata; animoso, buen guerrero, muy gran heridor de espada, que a quien dábades de lleno, tullido o muerto quedaba! Tomando la del menor e1 dolor se le doblaba: —¡Hijo Gonzalo González, los ojos de doña Sancha! ¡Qué nuevas irán a ella, que a vos más que a todos ama! ¡Tan apuesto de persona, decidor bueno entre damas, repartidor de su haber, aventajado en la lanza! ¡Mejor fuera la mi muerte que ver tan triste jornada! Al duelo que el viejo hace, toda Córdoba lloraba. El rey Almanzor, cuidoso, consigo se lo llevaba y mandaba a una morica lo sirviese muy de gana. Ésta le torna en prisiones y con amor le curaba; hermana era del rey, doncella moza y lozana; con ésta Gonzalo Gustios vino a perder la su saña, que de ella nació un hijo que a los hermanos vengara. Ahora sabed los que esta historia oís, que el moro Almanzor soltó al fin de la prisión a don Gonzalo, y que vuelto el buen viejo a Burgos con las cabezas de sus hijos, a las que dio sepultura en la iglesia de Salas, llevaban él y su mujer doña Sancha una muy apenada y pobre vida, perseguidos siempre por el poderoso Ruy Velázquez. Así, como lo dice don Gonzalo Gustios en este QUINTO ROMANCE.

Los Siete Infantes de Lara (Romance 5º y 6º)

Quinto Romance Triste yo que vivo en Burgos ciego de llorar desdichas sin saber cuándo el Sol sale, ni si la noche es venida, si no es que con gran rigor doña Lambra mi enemiga cada día que amanece hace que mi mal reviva: pues porque mis hijos llore y los cuente cada día, sus hombres a mis ventanas las siete piedras me tiran. Sabed además que la mora hermana de Almanzor, al hijo aquel que tuvo de don Gonzalo, lo llamó Mudarra González, y cuando fue de edad, enviólo a Castilla para que buscase al traidor y en él vengase padre y hermanos. Sexto y último Romance Cuenta cómo el caballero novel Mudarra mató a Ruy Velazquez el enemigo hermano de doña Sancha. A caza va don Rodrigo, ese que dicen de Lara; perdido había el azor, no hallaba ninguna caza; con la gran siesta que hace arrimado se ha a una haya, maldiciendo a Mudarrillo, hijo de la renegada, que si a las manos hubiese que le sacaría el alma. El señor estando en esto, Mudarrillo que asomaba: —Dios te salve, buen señor, debajo la verde haya. —Así haga a ti, caballero; buena sea tu llegada. —Dígasme, señor, tu nombre, decirte he yo la mi gracia. —A mí me llaman don Rodrigo, y aún don Rodrigo de Lara, cuñado de don Gonzalo, hermano de doña Sancha por sobrinos me los hube los siete infantes de Lara. Maldigo aquí a Mudarrillo, hijo de la renegada, si delante lo tuviese, yo le sacaría el alma. —Si a ti dicen don Rodrigo, y aun don Rodrigo de Lara, a mí Mudarra González, hijo de la renegada, de Gonzalo Gustios hijo y alnado de doña Sancha; por hermanos me los hube los siete infantes de Lara; tú los vendiste, traidor, en el val del Arabiana. Mas si Dios ahora me ayuda, aquí dejarás el alma. —Espéresme, don Mudarra, iré a tomar las mis armas. —El espera que tú diste a los infantes de Lara; aquí morirás, traidor, enemigo de doña Sancha. Allí donde cayó sin vida el cuerpo de Ruy Velázquez, los castellanos lo apedrearon, y yacían sobre él más de diez carradas de piedras. Y aun hoy día, cuantos por aquella gran pedrera pasan, en lugar de rezar Pater noster, lanzan al montón una piedra más, diciendo: "¡Mal siglo haya el alma del traidor! ¡Amén!"


MadeinCova: Productos hechos en Covarrubias

Hoy es jueves
26 de abril de 2018

Publicidad en arlanza.com

Anunciate en arlanza.com

Clic para crear ahora tu anuncio.

Sitios recomendados

Hotel en Burgos. Hotel Rice

Casa rural en Covarrubias. Palacio Yasmin

Empresa de Ingeniería. Sistema TGI

Restaurante Pensión en Covarrubias. Casa Galín

Capilla de San Olav
. Covarrubias

Clínica dental en Burgos. FGA

Arlanza.com en facebook

Visita nuestro Facebook



El uso de fotografías y textos publicados en este sitio web, debe ser autorizado por su autor.
Un proyecto de territoriorural.es
desarrollado por menosdiez.com

RSS